Israel, el pueblo de Dios

1
»Cuando el SEÑOR tu Dios te haga entrar a la tierra que estás a punto de ocupar, expulsará a muchas naciones delante de ti: a los hititas, los gergeseos, los amorreos, los cananeos, los ferezeos, los heveos y los jebuseos;
siete naciones que eran más grandes y poderosas que tú.
2
Cuando el SEÑOR tu Dios los ponga en tus manos y tú los venzas, entonces tienes que destruirlos completamente.
No harás acuerdos de paz con ellos ni les tendrás piedad.
3
No te relaciones con ellos.
No les des tus hijas a sus hijos ni tomes sus hijas como esposas para tus hijos,
4
porque harán que tus hijos dejen de seguirme;
los harán servir a otros dioses y el SEÑOR se enojará contigo y te destruirá rápidamente.


Destruyan los dioses falsos

5
»Esto harás con esas naciones: Destruye sus altares, despedaza sus piedras memoriales, corta los postes de Aserá y quema sus ídolos en el fuego.
6
Porqueeres un pueblo santo, que pertenece al SEÑOR tu Dios.
Te ha elegido el SEÑOR tu Dios para ser su tesoro entre todos los pueblos de la tierra.
7
El SEÑOR no te ama ni te eligió por ser la nación más grande de todas, pues eras la más pequeña.
8
Lo hizo porque el SEÑOR te ama y quiere cumplir la promesa que les hizo a tus antepasados, que el SEÑOR te sacaría de Egipto por su gran poder y te liberaría de la esclavitud y del poder del faraón, rey de Egipto.
9
»Entonces reconoce ahora que el SEÑOR tu Dios es el único Dios.
Es un Dios fiel que mantiene por mil generaciones su pacto y fiel amor hacia todos aquellos que lo aman y obedecen sus mandamientos,
10
pero castiga a los que lo rechazan y no demora en destruirlos.
11
Así que tú debes obedecer los mandamientos, las normas y las leyes que hoy te mando.
12
»Si obedeces estas leyes y te aseguras de cumplirlas, el SEÑOR tu Dios mantendrá su pacto y el fiel amor que les prometió a tus antepasados.
13
Él te amará, bendecirá e incrementará tu número.
Te bendecirá con muchos hijos, y bendecirá tus campos con buenas cosechas.
Te dará granos, vino nuevo y aceite.
Bendecirá a tu ganado con crías y a tus ovejas con corderos, en la tierra que les prometió a tus antepasados.
14
»Tú serás bendecido más que todas las naciones y no habrá hombre ni mujer estéril entre los tuyos o entre tus animales.
15
El SEÑOR no permitirá que te enfermes.
sabes lo que sucedió en Egipto, pero él no dejará que ninguna de las terribles enfermedades que tuvieron los egipcios te llegue a ti, sino hará que las sufran aquellos que te odien.
16
Destruye a todas las naciones que el SEÑOR tu Dios está dejando en tu poder.
No tengas compasión de ellos ni adores a sus dioses, porque eso será una trampa para ti.


El Señor ayudará a su pueblo

17
»Si te preguntas: “Estas naciones son más fuertes que yo, ¿cómo podré expulsarlas?”
18
No les temas, y recuerda lo que el SEÑOR tu Dios les hizo al faraón y a toda la gente de Egipto.
19
Recuerda las maravillas que vieron tus ojos, las señales y los milagros que hizo el SEÑOR.
Recuerda el gran poder y la fuerza con la que el SEÑOR tu Dios te sacó de Egipto.
Les hará lo mismo que le hizo a Egipto a todas las naciones a las que tú les temes ahora.
20
»Además el SEÑOR tu Dios enviará avispas en contra de ellos hasta que sean destruidos los que sobrevivan y se escondan de ti.
21
No les temas, porque el SEÑOR tu Dios está contigo, y él es un Dios grande y poderoso.
22
El SEÑOR tu Dios echará estas naciones poco a poco.
No serás capaz de destruirlas a todas de una sola vez, si lo hicieras, los animales salvajes se multiplicarían en tu contra.
23
El SEÑOR tu Dios pondrá a todas esas naciones en tus manos y las confundirá hasta que sean destruidas.
24
El te entregará a sus reyes, tú acabarás con ellos y nadie los recordará.
Nadie podrá detenerte hasta que no hayas acabado con ellos.
25
»Quema a sus ídolos en el fuego.
No desees la plata ni el oro que está en ellos ni te quedes con ellos para no resultar atrapado por ellos, porque el SEÑOR tu Dios odia los ídolos.
26
No lleves ninguno de esos ídolos a tu casa y así evitarás que Dios te odie también a ti, pues Dios los odia a ellos.