1
Luego me di cuenta de que hay mucha gente oprimida en este mundo.
Vi llorar a los oprimidos sin tener quién los consolara.
Vi a gente cruel en el poder y no había quien consolara a los que ellos oprimían.
2
Concluí que están mejor los que ya murieron que los que todavía están vivos
3
y que a los que nacieron muertos les fue mejor que a todos ellos porque no tuvieron que ver todo el mal que se hace bajo el sol.
4
Vi que la gente por envidia trata de triunfar y ser mejor que los demás;
no les gusta que los demás tengan más que ellos.
Eso tampoco tiene sentido, es como tratar de atrapar el viento.
5
Algunos dicen que es tonto cruzarse de brazos y no hacer nada,
que si no trabajas morirás de hambre.
6
Quizás eso sea cierto,
pero creo que es mejor estar satisfecho con lo poco que se tiene
que estar siempre luchando por conseguir más.
7
Comprobé algo más que no tiene sentido:
8
hay gente que no tiene familia, ni un hijo ni un hermano y aun así sigue trabajando muy duro.
Nunca está satisfecha con lo que tiene, trabaja duro y no se detiene a preguntarse: «¿Para qué estoy trabajando tan duro? ¿Por qué no disfruto de la vida?» Eso tampoco tiene sentido.
9
Más valen dos que uno, pues trabajando unidos les va mejor a ambos.
10
Si uno cae, el otro lo levanta.
En cambio, al que está solo le va muy mal cuando cae porque no hay quien lo ayude.
11
Si dos se acuestan juntos, se darán calor, pero si alguien duerme solo, no habrá quién lo caliente.
12
Uno solo puede ser vencido, pero dos se defienden mejor.
Es que la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente.
13
Es preferible ser joven pobre pero sabio que rey viejo pero necio, porque este último ya no oye consejos.
14
Quizás ese joven haya nacido pobre en ese reino o haya salido de la cárcel para tomar el poder,
15
pero conozco bien a la gente y sé que seguirá a ese joven y él será el nuevo rey.
16
Serán muchos los seguidores de ese joven, aunque después ellos mismos ya no se sentirán bien con él.
Eso tampoco tiene sentido, es como tratar de atrapar el viento.