Rinden honores a Mardoqueo

1
Esa noche, el rey no podía dormir, así que mandó que le llevaran el libro de historias del reino y se lo leyera.
El libro contenía relatos de todos los eventos importantes.
2
Allí estaba el registro de cómo Mardoqueo descubrió e informó el malvado plan de Bigtán y Teres para matar al rey.
Bigtán y Teres eran dos funcionarios del rey Jerjes que vigilaban la puerta.
3
El rey preguntó entonces:
—¿Qué honores se le han rendido y qué recompensa se le ha dado a Mardoqueo por lo que hizo?
Los servidores que lo atendían le respondieron:
—No se ha hecho nada por Mardoqueo.
4
Amán acababa de entrar a la parte exterior del palacio del rey con la intención de pedirle que colgara a Mardoqueo, y el rey preguntó:
—¿Quién acaba de entrar al patio?
5
Los servidores respondieron:
Amán acaba de entrar y está en el patio.
Entonces el rey pidió que lo hicieran pasar.
6
Cuando Amán se presentó, el rey le preguntó:
Amán, ¿qué debería hacerse por un hombre al cual el rey quiere honrar?
Amán se preguntó a sí mismo: «¿A quién más sino a mí podría el rey querer honrar
7
y respondió:
Esto es lo que debería hacerse para el hombre a quien el rey quiere honrar:
8
que los servidores traigan un manto real que el mismo rey haya usado y un caballo que haya montado.
Que al caballo se le ponga en la cabeza la marca del rey.
9
Luego, que se designe a uno de los funcionarios más importantes para que le coloque el manto a quien el rey quiere honrar y lleve a esa persona en el caballo desfilando por la plaza de la ciudad y anuncie que eso es lo que se hace con el hombre al que el rey quiere honrar.
10
Entonces el rey le dijo a Amán:
Apresúrate, consigue el manto y el caballo y haz todo lo que acabas de decir con Mardoqueo, el judío que se sienta a la puerta del palacio real.
Asegúrate de hacer todo tal como lo has dicho.
11
Así que Amán trajo el manto y el caballo, vistió a Mardoqueo y lo llevó en desfile por la plaza de la ciudad.
Amán anunció frente a Mardoqueo: «¡Esto es lo que se hace con el hombre a quien el rey quiere honrar
12
Después de eso, Mardoqueo regresó a la puerta del palacio del rey, mientras que Amán corrió a su casa con la cabeza cubierta, todo avergonzado.
13
Amán les contó a su esposa Zeres y a todos sus amigos lo que le había pasado.
La esposa de Amán y los hombres que lo habían aconsejado dijeron: «Si Mardoqueo es judío, tú no podrás vencerlo.
Ya has comenzado a caer y con toda seguridad que serás derrotado».
14
Mientras ellos estaban aún hablando, los eunucos del rey llegaron a la casa de Amán y lo llevaron rápido a la fiesta que Ester había preparado.