La Pascua

1
En Egipto, el SEÑOR les dijo a Moisés y Aarón:
2
«Este mes será para ustedes el principal, el primer mes del año.
3
Hablen con toda la comunidad de Israel y díganle que el décimo día de este mes todos los hombres tomarán un cordero por familia, uno por cada casa.
4
Si la familia es demasiado pequeña para comerse todo el cordero, entonces el jefe del hogar y su vecino lo compartirán, repartiéndolo, según la cantidad de personas que haya en cada familia.
5
El cordero debe tener buena salud y tener un año de edad;
puede ser un cordero o un cabrito.
6
Se guardará al animal hasta el día catorce de ese mes y al atardecer de ese día toda la comunidad de Israel sacrificará al animal.
7
Luego tomarán un poco de la sangre y la untarán por todo el marco de la puerta de la casa en la que estén comiendo al animal.
8
Se comerán esa misma noche la carne asada al fuego con hierbas amargas y pan sin levadura.
9
No coman ningún pedazo crudo o cocinado en agua.
Todo será asado al fuego: la cabeza, las patas y todo lo de adentro.
10
No dejarán nada para la mañana siguiente, sino que quemarán todo lo que les sobre.
11
Cuando lo vayan a comer estarán vestidos así: la ropa ceñida a la cintura, las sandalias puestas y el bastón en la mano.
Tienen que comer rápido porque es la Pascua del SEÑOR.
12
»Esa noche, voy a pasar por todo Egipto y voy a matar a todos los hijos mayores, tanto de los seres humanos como de los animales.
Voy a juzgar a todos los dioses egipcios.
Yo soy el SEÑOR.
13
La sangre en los marcos de sus puertas será mi señal: cuando la vea pasaré de largo.
No habrá ninguna plaga que los destruya a ustedes cuando yo ataque Egipto.
14
»Este es un día que ustedes recordarán y celebrarán con una gran fiesta al SEÑOR.
Lo celebrarán como una costumbre, de generación en generación.
15
Comerán pan sin levadura durante siete días.
El primer día sacarán de la casa toda la levadura que tengan, porque si alguien llega a comer levadura será expulsado de la comunidad de Israel.
16
El primer día y el séptimo día harán reuniones santas.
No trabajarán en esos dos días a no ser que sea para preparar la comida de cada uno.
17
Recordarán la fiesta de los Panes sin Levadura, porque en ese día yo saqué de Egipto a su pueblo por tropas.
Lo celebrarán como una costumbre, de generación en generación.
18
Entonces desde la tarde del día catorce del primer mes comenzarán a comer pan sin levadura.
Seguirán comiendo el pan así hasta el día veintiuno del mismo mes.
19
Durante esos siete días no puede haber levadura en sus casas porque cualquiera, tanto el inmigrante como el natural del país, que coma levadura será expulsado de la comunidad israelita.
20
Por lo tanto, no coman nada que tenga levadura.
No importa el lugar donde estén viviendo, comerán pan sin levadura».
21
Moisés llamó a todos los líderes de Israel y les dijo: «Vayan a buscar un cordero para sus familias y mátenlo para celebrar la Pascua.
22
Tomen un ramo de hisopo y sumérjanlo en la sangre que está en la vasija.
Unten con sangre los lados y la parte superior del marco de la puerta.
Ninguno de ustedes debe salir de su casa antes de que amanezca.
23
Cuando el SEÑOR pase matando a los egipcios, verá la sangre en todo el marco de la puerta y pasará de largo por esa casa.
Así el SEÑOR no dejará que el Destructor entre en sus casas a matar.
24
Recordarán esta orden como una costumbre para ustedes y sus futuras generaciones.
25
Cuando lleguen a la tierra que el SEÑOR les prometió que les daría, seguirán celebrando esta ceremonia.
26
Y cuando sus hijos les pregunten: “¿Qué significa esta ceremonia?”
27
Ustedes responderán: “Es el sacrificio de la Pascua del SEÑOR, cuando él pasó matando a los egipcios y no entró a las casas de los israelitas, salvándolos”».
Luego el pueblo se inclinó y adoró.
28
El SEÑOR les dio esta orden a Moisés y Aarón y entonces el pueblo hizo lo que él les mandó.
29
A medianoche, el SEÑOR mató a todos los hijos mayores que había en Egipto, desde el hijo mayor del faraón que estaba sentado en su trono hasta el hijo mayor del prisionero que estaba encerrado.
También mató a los hijos mayores de los animales.
30
El faraón y todos sus servidores en todo Egipto se levantaron y esa noche lloraron llenos de dolor.
No había una sola casa donde no hubiera muerto alguien.


Israel sale de Egipto

31
Entonces el faraón mandó llamar a Moisés y Aarón esa noche y les dijo:
Levántense y apártense de mi pueblo, ustedes y los israelitas.
Vayan y adoren al SEÑOR, tal como dijeron.
32
Llévense sus ovejas y su ganado tal como dijeron ¡Váyanse! y rueguen por mí.
33
Los egipcios los apuraban para que se fueran porque pensaban: «si no se van, todos vamos a morir».
34
Los israelitas no tuvieron tiempo ni de echarle levadura al pan.
Se amarraron con la ropa sus ollas sobre los hombros.
35
Los israelitas hicieron exactamente lo que Moisés les dijo: Les pidieron joyas de oro y plata a los egipcios.
36
El SEÑOR hizo que los egipcios fueran generosos con los israelitas.
Entonces los egipcios les dieron a los israelitas lo que ellos les pidieron, así los israelitas se llevaron la riqueza de los egipcios.
37
Los israelitas viajaron desde Ramsés hasta Sucot.
Había aproximadamente seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños.
38
Con ellos fue un gran número de gente de otras razas, además de un gran rebaño de ovejas y vacas.
39
Como no había tenido tiempo para preparar comida porque los egipcios los habían echado, prepararon tortas sin levadura con la masa que se habían llevado de Egipto.
40
El pueblo de Israel había vivido en Egipto durante cuatrocientos treinta años.
41
Entonces, el mismo día en que se cumplieron los cuatrocientos treinta años, las tropas del SEÑOR salieron de Egipto.
42
Esa noche el SEÑOR estuvo vigilante para sacar de Egipto a Israel.
Los israelitas dedican esa noche al SEÑOR de generación en generación.
43
Entonces el SEÑOR les dijo a Moisés y Aarón:
Estas son las normas que se cumplirán en la Pascua: Ningún extranjero podrá comer del animal sacrificado.
44
El esclavo que haya sido comprado podrá participar si tiene hecha la circuncisión.
45
No comerá de él ninguno que trabaje para ustedes para pagar una deuda o como asalariado.
46
Cada familia se lo debe comer en una sola casa.
No se puede sacar ni un pedazo de carne fuera de la casa ni romperle ningún hueso.
47
Toda la comunidad israelita realizará esta ceremonia.
48
Si con ustedes vive un inmigrante y quiere compartir la Pascua del SEÑOR, debe ser circuncidado él y hacérsela a todos los hombres de su familia.
Si así lo hace, entonces se le considerará como israelita, pues no podrá comer del animal alguien que no esté circuncidado.
49
Esta misma ley se aplica tanto a los nacidos aquí como a los inmigrantes que vivan entre ustedes.
50
Entonces todos los israelitas obedecieron las órdenes que el SEÑOR les dio a Moisés y Aarón.
51
En ese mismo día el SEÑOR sacó de Egipto a los israelitas, por tropas.