La canción de Moisés

1
Luego Moisés y los israelitas le cantaron esta canción al SEÑOR:
«Cantaré al SEÑOR, pues ganó la victoria sobre sus enemigos.
Lanzó al mar al caballo y al jinete.
2
El SEÑOR es mi fuerza y mi canción;
se ha convertido en mi salvación.
Él es mi Dios, lo alabaré.
Es el Dios de mi padre, lo adoraré.
3
El SEÑOR es un guerrero.
¡Su nombre es YAVÉ!
4
Lanzó al mar los carros de combate
del faraón y a todo su ejército.
Sus mejores oficiales
se ahogaron en el mar Rojo.
5
Las olas los cubrieron,
se hundieron como piedras en lo más profundo.
6
»¡Oh SEÑOR! Tu mano derecha
es gloriosa y fuerte.
¡Oh SEÑOR! Tu mano derecha
destruyó al enemigo.
7
Con tu gran poder aplastaste
a los que se enfrentaron contigo.
Tu furia los destruyó
como el fuego quema la paja.
8
Con el soplo de tu nariz,
amontonaste el agua;
Las olas se levantaron como un muro;
el centro del mar profundo se quedó inmóvil.
9
»El enemigo dijo:
“Los voy a perseguir,
los voy a alcanzar.
Dividiré las riquezas, sacaré mi espada
y mi brazo los destruirá”.
10
Perosoplaste, y el mar los cubrió.
Se hundieron como plomo en las aguas turbulentas.
11
»Oh SEÑOR, ¿qué otro dios es como tú?
¿Quién es tan grande y santo como tú?
Eres muy poderoso,
haces grandes milagros.
12
Extendiste tu brazo derecho
y la tierra se los tragó.
13
Con tu bondad guiaste
a este pueblo que salvaste.
Con tu poder los llevaste
a tu santa casa.
14
»Los otros pueblos temblarán al oír esta historia.
El pueblo filisteo temblará de angustia.
15
Los líderes de Edom se aterrorizarán.
Los líderes de Moab temblarán de miedo.
El pueblo de Canaán ya no será tan valiente.
16
Esos pueblos se llenarán de terror cuando vean tu poder.
Se quedarán quietos como piedras
hasta que pase el pueblo del SEÑOR,
hasta que pase el pueblo que hiciste tuyo.
17
Guiarás a tu pueblo hacia la montaña.
SEÑOR, los dejarás vivir cerca del lugar
que elegiste para hacer tu trono, Señor;
el santuario que armaste con tus manos.
18
»¡El SEÑOR reinará por toda la eternidad


Canto de Miriam

19
Cuando los caballos, los carros de combate y la caballería del faraón entraron al mar, el SEÑOR hizo que el agua se desplomara sobre ellos, mientras que los israelitas habían caminado sobre tierra firme en medio del mar.
20
Luego la hermana de Aarón, la profetisa Miriam, tomó una pandereta.
Todas las otras mujeres la siguieron, bailando y tocando panderetas,
21
mientras ella cantaba:
«Canten al SEÑOR,
ha hecho maravillas.
Lanzó al mar al caballo y al jinete».


De agua amarga a agua dulce

22
Moisés guió a los israelitas lejos del mar Rojo, por el desierto de Sur.
Viajaron durante tres días por el desierto sin poder encontrar agua.
23
Cuando llegaron a Mara, no pudieron tomar del agua que había allí porque era amarga.
Por eso ese sitio se llama Mara.
24
El pueblo se quejó con Moisés y le preguntaron: «¿Qué vamos a beber
25
Moisés le pidió ayuda al SEÑOR y el SEÑOR le mostró un árbol.
Moisés echó el árbol al agua y el agua se volvió dulce.
En ese lugar Dios puso a prueba al pueblo y estableció una ley y una norma de conducta.
26
Les dijo: «Si ustedes en verdad obedecen al SEÑOR su Dios, hacen lo que a él le parece bien, escuchan sus órdenes y cumplen sus leyes, no les enviaré ninguna de las plagas que le envié a Egipto, porque yo soy el SEÑOR, el que los sana».
27
Luego se fueron a Elim, donde había doce manantiales y setenta palmeras.
El pueblo acampó cerca del agua.