Otras leyes y mandamientos

1
»Estas son las otras leyes que les darás:
2
»Cuando compres un esclavo hebreo, él debe servirte durante seis años, pero en el séptimo año quedará libre sin tener que pagarte nada por su libertad.
3
Si llegó soltero, se irá soltero.
Si llegó casado, su esposa se irá con él.
4
Si su amo le da una mujer y ella le da hijos, la mujer y los hijos serán de su amo y el esclavo se irá solo.
5
»Pero si el esclavo dice: “Yo amo a mi amo, a mi esposa y a mis hijos y no quiero mi libertad”.
6
Entonces el amo debe traerlo ante Dios, lo llevará ante la puerta o el marco de la puerta y le perforará la oreja con un punzón.
De esta manera el esclavo será suyo para siempre.
7
»Si alguien vende a su hija como esclava, ella no saldrá libre como los esclavos varones.
8
Si no le agrada al amo que la compró para que fuera su concubina, él debe permitir que deshagan la venta.
No la puede vender a ningún extranjero debido a que no fue justo en la manera de tratarla.
9
Si se la da a su hijo para que ella se case con él, la debe tratar como a una hija.
10
»Si además se casa con otra mujer, no debe reducirle a su primera esposa la comida, ni la ropa ni los deberes conyugales.
11
Si él no cumple cualquiera de estas tres cosas, ella quedará libre sin tener que pagar nada por su libertad.
12
»El que golpee a otro y lo mate, será condenado a muerte.
13
Sin embargo, si alguien mata a otro por accidente, fue porque Dios así lo quiso.
Yo estableceré un lugar a donde esa persona pueda huir.
14
Pero si alguien con premeditación mata a otro, será condenado a muerte, aunque haya que sacarlo de mi altar.
15
»El que golpee a su papá o su mamá será condenado a muerte.
16
»El que secuestre a alguien será condenado a muerte, así haya vendido a la persona secuestrada o la tenga todavía en su poder.
17
»El que maldiga a su papá o a su mamá, será condenado a muerte.
18
»Si en una pelea un hombre golpea a otro con una piedra o con un puño y el otro no se muere pero queda enfermo en cama,
19
el que lo golpeó debe pagarle las curaciones y el tiempo perdido hasta que se recupere.
Si puede levantarse y caminar con la ayuda de un bastón, el que lo golpeó será declarado inocente.
20
»Si un hombre golpea con su bastón a un esclavo y lo mata, la muerte del esclavo debe ser vengada.
21
Pero si el esclavo no se muere y sobrevive uno o dos días, el amo no debe ser castigado porque él pagó por el esclavo y el esclavo le pertenece.
22
»Si dos hombres mientras pelean golpean a una mujer embarazada y hacen que pierda su bebé, pero la mujer no queda gravemente herida, el responsable pagará una multa.
El esposo de la mujer, con la ayuda de los jueces, decidirá de cuánto es la multa.
23
Si la mujer queda herida, se debe cobrar vida por vida,
24
ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,
25
quemadura por quemadura, herida por herida y golpe por golpe.
26
»Si alguien golpea a su esclavo o esclava en el ojo y queda ciego de ese ojo, lo debe dejar en libertad a cambio del ojo.
27
Si de un golpe le tumba un diente a su esclavo o esclava, debe darle libertad a cambio del diente.
28
»Si un toro embiste con sus cuernos a una persona y la mata, el toro debe morir a pedradas y nadie comerá su carne.
Sin embargo, no se castigará al dueño del toro.
29
Pero, si el mismo toro ya desde antes tenía esa costumbre y el dueño ya había sido advertido, entonces el dueño es culpable.
Al toro lo matarán a pedradas y el dueño será condenado a muerte.
30
Si le cambian la pena de muerte por una multa, pagará toda la multa para salvar su vida.
31
»Esta misma ley se aplica en el caso de que el toro mate al hijo o a la hija de alguien.
32
Si el toro mata a un esclavo o una esclava, el dueño del toro pagará treinta monedas de plata al dueño del esclavo o de la esclava, y al toro se le dará muerte a pedradas.
33
»Si un hombre deja abierto un pozo o hace un pozo y no lo tapa, y un toro o un burro caen en él,
34
el dueño del pozo pagará por el animal;
pero podrá quedarse con su cuerpo.
35
»Si un toro mata a otro toro de diferente dueño, ese toro debe ser vendido y entre los dos propietarios se repartirán el dinero.
También se dividirán entre ambos el cuerpo del animal muerto.
36
Pero si ese toro ya tenía la costumbre de herir a otros toros y su dueño no lo había encerrado, entonces el dueño debe pagar toro por toro, pero el cuerpo del animal muerto le pertenece.