La plaga en el ganado

1
El SEÑOR le dijo a Moisés:
—Ve ante el faraón y dile: “El SEÑOR, el Dios de los hebreos manda decir: ‘¡Deja libre a mi pueblo para que me adore!
2
Si no los liberas y los sigues manteniendo aquí,
3
el SEÑOR usará su poder contra todos tus animales.
Caerá una plaga sobre los caballos, los asnos, los camellos, el ganado y las ovejas.
4
Pero el SEÑOR va a tratar diferente a los animales de los israelitas que a los de los egipcios.
Ningún animal de los israelitas va a morir.
5
El SEÑOR fijó la fecha al decir que el SEÑOR hará que esto suceda mañana, aquí en esta tierra’”.
6
La mañana siguiente así lo hizo el SEÑOR.
Se murieron todos los animales de los egipcios, pero no murió ningún animal que perteneciera a un israelita.
7
El faraón mandó a ver si algún animal de los israelitas había muerto, pero no murió ningún animal que perteneciera a un israelita.
Sin embargo el faraón se puso terco y no dejó libres a los israelitas.


Las llagas

8
El SEÑOR les dijo a Moisés y Aarón:
Tomen un poco de ceniza de un horno.
Luego tú, Moisés, lanza la ceniza hacia arriba, frente al faraón.
9
La ceniza se va a convertir en polvo y se va a esparcir por todo Egipto.
Cuando el polvo toque a un animal o a una persona, le saldrán llagas en la piel.
10
Entonces ellos tomaron cenizas de un horno y se pararon frente al faraón.
Moisés lanzó las cenizas hacia arriba y les salieron llagas a los animales y a la gente.
11
Los magos no pudieron hacerle frente a Moisés porque a todos ellos y al resto del pueblo de Egipto les salieron llagas.
12
Pero el SEÑOR hizo que el faraón siguiera terco y no quisiera escuchar a Moisés y Aarón, tal como el SEÑOR había dicho.


El granizo

13
El SEÑOR le dijo a Moisés:
—Ve mañana temprano, párate frente al faraón y dile: “El SEÑOR, el Dios de los hebreos manda decir: ‘¡Deja libre a mi pueblo para que me adore!
14
Si no lo haces, esta vez voy a atacar con todo mi poder, mandando plagas sobre ti, tu pueblo y tus servidores.
Así te darás cuenta de que no hay nadie como yo en la tierra.
15
Yo puedo utilizar mi poder y crear una plaga que te borre de la tierra a ti y a tu pueblo.
16
Pero he dejado que vivas para mostrarte mi poder y darme a conocer en toda la tierra.
17
Todavía estás en contra de mi pueblo, aún no los has dejado en libertad.
18
Mañana voy a hacer que llueva granizo, más que el que ha caído en toda la historia de Egipto.
19
Tienes que meter en un lugar seguro a tus animales y a todo lo que tengas en el campo.
Todo ser humano o animal que no esté en un lugar seguro morirá cuando caiga la granizada’”.
20
Todos los servidores del faraón que respetaban al SEÑOR, metieron rápidamente a sus servidores y a su ganado en un lugar seguro.
21
Pero aquellos que no respetaban al SEÑOR, dejaron a sus servidores y a su ganado afuera en el campo.
22
El SEÑOR le dijo a Moisés:
Extiende tu mano hacia el cielo para que caiga en todo Egipto una fuerte granizada sobre la gente, los animales y las plantas que estén afuera en los campos.
23
Moisés extendió su bastón hacia el cielo y el SEÑOR envió truenos, rayos y granizo sobre la tierra.
El SEÑOR también hizo que cayera granizo en todo Egipto.
24
Mientras granizaba se veían relámpagos constantemente.
Era la granizada más fuerte que había caído en toda la historia de Egipto.
25
Cayó granizo por todo Egipto;
sobre todo lo que estaba en los campos, desde la gente hasta los animales.
La granizada destruyó todas las plantas y los árboles de los campos.
26
El único sitio en donde no cayó granizo fue en la tierra de Gosén, donde vivía el pueblo de Israel.
27
El faraón mandó llamar a Moisés y Aarón y les dijo:
Cometí un pecado.
El SEÑOR tiene razón;
mi pueblo y yo estamos equivocados.
28
Pídanle al SEÑOR que detenga el granizo y los truenos, pues los voy a dejar ir, ya no tienen que quedarse más aquí.
29
Moisés le dijo al faraón:
Cuando salga de la ciudad, levantaré mis brazos en oración al SEÑOR.
Entonces pararán los truenos y dejará de caer granizo, para que sepas que la tierra le pertenece al SEÑOR.
30
Aunque yo sé que tú y tus servidores todavía no respetan verdaderamente al SEÑOR Dios.
31
Los sembrados de lino y cebada quedaron destrozados ya que el lino estaba verde y la cebada estaba brotando.
32
Pero al trigo y al centeno no les pasó nada porque no estaban en cosecha.
33
Moisés se retiró del faraón y salió de la ciudad.
Levantó sus brazos y le oró al SEÑOR.
Primero pararon los truenos y el granizo, y luego hasta dejó de llover.
34
Pero cuando el faraón vio que había cesado la lluvia, el granizo y los truenos, volvió a pecar.
No sólo él se puso terco, sino también sus servidores,
35
de tal manera que el faraón no dejó ir a los israelitas, tal como el SEÑOR le había dicho a Moisés.