El Señor condena a los falsos profetas

1
El SEÑOR me dijo:
2
«Hijo de hombre, profetiza contra los profetas de Israel que profetizan por su propia cuenta.
Diles que escuchen al SEÑOR.
3
El Señor DIOS dice: “¡Ay de los profetas insensatos que prefieren seguir su propia opinión sin haber visto nada en realidad!
4
Israel, tus profetas han sido como chacales que buscan qué comer entre las ruinas.
5
No han subido las brechas de los muros ni han levantado defensas alrededor de la casa de Israel para que pueda resistir la batalla cuando el SEÑOR muestre su ira.
6
Ven visiones falsas e inventan mentiras, diciendo que son mensajes del SEÑOR, aunque el SEÑOR nunca los envió.
¡Y luego esperan que él las haga realidad!
7
Falsos profetas, ¿no es cierto que vieron alucinaciones falsas e inventaron mentiras y afirmaron que eran mensajes del SEÑOR que en realidad yo nunca les di?
8
Por lo tanto, el Señor DIOS dice: Estoy contra ustedes por haber presentado visiones falsas y por haber inventado mentiras.
Este es un mensaje del Señor DIOS.
9
Castigaré a los profetas que ven visiones falsas y a los adivinadores que inventan mentiras.
Ya no los incluiré en las reuniones de mi pueblo.
Sus nombres ya no estarán escritos en el libro de la casa de Israel.
No volverán a la tierra de Israel.
Así aprenderán que yo soy el Señor DIOS”.
10
»Esto sucederá exactamente por haber engañado a mi pueblo diciéndole que habría paz cuando en realidad no iba a haber nada de paz.
La gente construye un muro de mala calidad y luego los profetas lo cubren de yeso.
11
Diles a esos enyesadores, cuyo trabajo se desmorona, que vendrán las lluvias, y el granizo golpeará su muro con un fuerte viento que destruirá todo.
12
Cuando el muro se caiga, la gente les preguntará que de qué sirvió que enyesaran el muro.
13
Por lo tanto, el Señor DIOS dice: “En mi ira destruiré el muro con vientos huracanados;
en mi furia enviaré lluvias que lo desgasten;
y en mi enojo, lo acabaré con granizo.
14
Así destruiré el muro que enyesaron hasta que sus cimientos queden expuestos.
Y cuando Jerusalén caiga, ustedes también serán destruidos entre las ruinas.
Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR.
15
Entonces mi ira quedará satisfecha, y les diré: ‘¡Basta con la pared y con los albañiles!’
16
Es decir, basta con los profetas de Israel que profetizaron a Jerusalén con visiones de paz cuando no habría nada de paz.
Este fue un mensaje del Señor DIOS”.


Condena a las profetisas

17
»Ahora tú, hijo de hombre, enfréntate a las mujeres de tu pueblo que profetizan por su cuenta.
Profetiza contra ellas.
18
Diles que el Señor DIOS dice: “¡Ay de aquellas mujeres que hacen brazaletes de tela para sus brazos y velos para cubrirse la cabeza y así atrapar a la gente para que las mantenga!
19
Con sus mentiras han hecho que mi pueblo me profane.
Lo hacen por unos cuantos granos de trigo y unas cuantas piezas de pan y así matan a los que no merecían morir y dejan vivir a los que no merecían vivir”.
20
»Por lo tanto, así dice el Señor DIOS: “Mira que me opongo a tus brazaletes con los que atrapas a la gente que busca liberación.
Los romperé y te los quitaré del brazo y liberaré a los que atrapaste cuando buscaban liberación.
21
¡Romperé sus velos y rescataré a mi pueblo de sus manos! Nunca más caerán presos bajo su control.
Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR”.
22
Porque engañaron y descorazonaron a un pueblo bueno, a quienes yo no hubiera lastimado.
Y animaron a los malvados a que continuaran su modo de vivir y no a que cambiaran y se salvaran.
23
Por lo tanto, ya no verán visiones falsas y ya no harán hechicería.
Porque yo rescataré a mi pueblo de su poder y ustedes sabrán que yo soy el SEÑOR».