Israel es como una viña inútil

1
El SEÑOR me dijo:
2
«Hijo de hombre,
¿cuál es la diferencia entre la leña de la vid
y la madera de los demás árboles?
3
¿Acaso la usan los artesanos para sus trabajos?
¿Es que siquiera la usa la gente para hacer una percha?
4
La leña de la vid sólo sirve como combustible.
El fuego la consume por los extremos
hasta que la quema por dentro.
¿Puede acaso usarla así el artesano?
5
Si ni siquiera servía cuando estaba entera,
mucho menos después que el fuego la consume.
6
»Por lo tanto, dice el Señor DIOS:
Así como he destinado para el fuego a la leña de la vid,
más que ningún otro tipo de madera;
así he destinado para lo mismo
a los habitantes de Jerusalén.
7
Me enfrentaré a ellos.
Tal vez sobrevivan a un fuego,
pero otro acabará con ellos.
Y cuando me les enfrente,
sabrán que yo soy el SEÑOR.
8
Tengo planeado destruir este país
por la rebeldía de sus habitantes.
Esto lo afirma el Señor DIOS».