Las habitaciones de los sacerdotes

1
El hombre me sacó al patio exterior por el camino norte y me llevó al conjunto con muchas habitaciones que estaba al lado del área restringida al norte del edificio.
2
La entrada norte estaba en el camino, el cual medía cincuenta metros de largo por veinticinco metros de ancho.
3
Al lado del área de diez metros del patio interior y del enlosado del patio exterior, el conjunto se elevaba nivel por nivel en tres pisos.
4
En frente del edificio con muchas habitaciones, había un pasillo de cinco metros de ancho y cincuenta de largo que conducía al interior.
La entrada de esas habitaciones estaba en el lado norte.
5
Las habitaciones superiores eran más cortas que las inferiores debido a los pasillos que conducían al siguiente nivel.
6
Había tres pisos que no tenían columnas como las de los patios, de manera que los pisos superiores eran más chicos que el piso intermedio y el piso inferior.
7
Había un muro afuera de las habitaciones laterales, hacia el patio exterior que medía veinticinco metros de largo.
8
La longitud de las habitaciones laterales del patio exterior era veinticinco metros por cincuenta metros, paralelas al templo.
9
Debajo de las habitaciones paralelas, se encontraba la entrada oriental del patio exterior.
10
Había más habitaciones laterales a lo largo de la pared sur del patio, en el camino oriental, frente al área restringida del edificio.
11
Había un camino enfrente de ellas, igual que las habitaciones laterales a lo largo del camino norte.
Las habitaciones eran cuadradas, tenían la misma longitud y anchura, las mismas salidas y el mismo patrón de entradas.
12
Como puerta a las habitaciones del sur, había una entrada en el extremo oriental del camino que era paralela a la pared protectora.
13
Entonces el ángel me dijo: «Las habitaciones alrededor del área restringida, tanto en el norte como en el sur, son habitaciones sagradas donde los sacerdotes que se acercan al SEÑOR comen los sacrificios sagrados.
Allí es donde dejan los sacrificios más sagrados, las ofrendas de cereal, los sacrificios por el pecado y los de restitución, porque ese lugar es santo.
14
Así que cuando los sacerdotes entran allí, no deben salir al patio exterior con la vestidura sagrada con la que sirvieron, sino que deben quitársela, ponerse otra ropa y dejar las vestiduras en el área sagrada porque son santas.
Entonces pueden salir y acercarse al pueblo».


El patio exterior

15
Terminó de medir el interior del templo y me condujo por la entrada este.
Luego midió toda esa área.
16
El ángel midió la pared oriental hasta la esquina, la cual midió doscientos cincuenta metros.
17
Midió la pared norte, la cual también midió doscientos cincuenta metros.
18
Después midió la pared sur, con doscientos cincuenta metros.
19
Asimismo midió la pared occidental, y también midió doscientos cincuenta metros.
20
Él mismo midió todo el contorno en los cuatro puntos cardinales, doscientos cincuenta metros de largo por doscientos cincuenta metros de ancho.
Lo hizo para distinguir lo sagrado de lo profano.