Exiliados que regresaron

1
Esta es la lista de los exiliados de esa provincia que regresaron.
En el pasado, el rey Nabucodonosor de Babilonia los había llevado desterrados a Babilonia.
Todos estaban ahora de regreso en Jerusalén, en Judá, y en cada uno de sus pueblos.
2
Estos son los que regresaron con Zorobabel, Jesúa, Nehemías, Seraías, Relaías, Mardoqueo, Bilsán, Mispar, Bigvay, Rejún y Baná.
Esta es la lista y el número de los israelitas que regresaron:
3
Descendientes de Parós, dos mil ciento setenta y dos;
4
de Sefatías, trescientos setenta y dos;
5
de Araj, setecientos setenta y cinco;
6
de Pajat Moab, es decir, los de Jesúa y Joab, dos mil ochocientos doce;
7
de Elam, mil doscientos cincuenta cuatro;
8
de Zatú, novecientos cuarenta y cinco;
9
de Zacay, setecientos sesenta;
10
de Baní, seiscientos cuarenta y dos;
11
de Bebay, seiscientos veintitrés;
12
de Azgad, mil doscientos veintidós;
13
de Adonicán, seiscientos sesenta y seis;
14
de Bigvay, dos mil cincuenta y seis;
15
de Adín, cuatrocientos cincuenta y cuatro;
16
de Ater, es decir, de Ezequías, noventa y ocho;
17
de Bezay, trescientos veintitrés;
18
de Jorá, ciento doce;
19
de Jasún, doscientos veintitrés;
20
de Guibar noventa y cinco;
21
del pueblo de Belén, ciento veintitrés.
22
Hombres del pueblo de Netofa, cincuenta y seis;
23
del pueblo de Anatot, ciento veintiocho;
24
del pueblo de Azmávet, cuarenta y dos;
25
de los pueblos de Quiriat Yearín, Cafira y Berot, setecientos cuarenta y tres;
26
de los pueblos de Ramá y Gueba, seiscientos veintiuno;
27
del pueblo de Micmás, ciento veintidós;
28
de los pueblos de Betel y Hai, doscientos veintitrés;
29
del pueblo de Nebo, cincuenta y dos.
30
Descendientes de Magbís, ciento cincuenta y seis.
31
Hombres del otro pueblo de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro;
32
del pueblo de Jarín, trescientos veinte;
33
de los pueblos de Lod, Jadid y Ono, setecientos veinticinco.
34
Hombres del pueblo de Jericó, trescientos cuarenta y cinco;
35
del pueblo de Sená, tres mil seiscientos treinta;
36
Sacerdotes:
Descendientes de Jedaías, de la familia de Jesúa, novecientos setenta y tres;
37
de Imer, mil cincuenta y dos;
38
de Pasur, mil doscientos cuarenta y siete;
39
de Jarín, mil diecisiete.
40
Levitas:
Descendientes de Jesúa y de Cadmiel, de la familia de Hodavías, setenta y cuatro.
41
Cantores:
Descendientes de Asaf, ciento veintiocho.
42
Porteros:
Descendientes de Salún, de Ater, de Talmón, de Acub, de Jatitá y de Sobay, ciento treinta y nueve.
43
Servidores del templo:
Los descendientes de Zijá, Jasufá, Tabaot,
44
Querós, Sigajá, Padón,
45
Lebaná, Jagabá, Acub,
46
Jagab, Salmay, Janán,
47
Guidel, Gajar, Reaías,
48
Rezín, Necoda, Gazán,
49
Uza, Paseaj, Besay,
50
Asena, Meunín, Nefusín,
51
Bacbuc, Jacufá, Jarjur,
52
Baslut, Mejidá, Jarsa,
53
Barcós, Sísara, Temá,
54
Neziaj y Jatifá.
55
Descendientes de los servidores de Salomón:
Los descendientes de Sotay, Soféret, Peruda,
56
Jalá, Darcón, Guidel,
57
Sefatías, Jatil, Poquéret Hasebayin y Amón.
58
En total los servidores del templo y los descendientes de los servidores de Salomón eran trescientos noventa y dos.
59
Estos son los que regresaron a Jerusalén de los pueblos de Tel Melaj, Tel Jarsá, Querub, Adón e Imer, pero no pudieron demostrar que sus antepasados eran de Israel:
60
Descendientes de Delaías, Tobías y Necoda, seiscientos cincuenta y dos.
61
Estos son los descendientes de los sacerdotes que tampoco pudieron demostrar que sus antepasados eran israelitas:
Descendientes de Jabaías, Cos y Barzilay (este Barzilay tenía en realidad otro nombre, pero como se casó con la hija de un hombre de Galaad llamado Barzilay, decidió tomar ese nombre).
62
Ellos buscaron sus registros familiares en la lista oficial, pero no pudieron encontrarlos y por eso fueron excluidos del sacerdocio.
63
El gobernador les ordenó no comer ningún alimento sagrado hasta que hubiera un sacerdote que pudiera usar el urim y el tumim para preguntarle a Dios qué hacer.
64
El grupo que regresó estaba compuesto de un total de cuarenta y dos mil trescientas sesenta personas.
65
Esto sin contar siete mil trescientas treinta y siete esclavos y esclavas que también venían acompañados de doscientos hombres y mujeres cantores.
66
Tenían setecientos treinta y seis caballos, doscientas cuarenta y cinco mulas,
67
cuatrocientos treinta y cinco camellos y seis mil setecientos veinte burros.
68
Ese grupo llegó al templo del SEÑOR en Jerusalén.
Luego, los jefes de familia ofrecieron donaciones para construir el templo de Dios en el mismo lugar en donde estaba el que había sido destruido.
69
Dieron todo lo que pudieron: cuatrocientos ochenta y ocho kilos de oro, dos mil setecientos cincuenta kilos de plata y cien túnicas de las que usaban los sacerdotes.
70
Entonces los sacerdotes, levitas, y una parte del pueblo fueron a vivir en Jerusalén.
Los demás, incluso los porteros, los cantores, los servidores del templo y otra parte del pueblo, se quedaron en sus respectivas aldeas.