Jacob en Betel

1
Después Dios le dijo a Jacob: «Vete a Betel y quédate a vivir allá.
Construye un altar allá al Dios que se te apareció cuando estabas escapando de tu hermano Esaú».
2
Entonces Jacob le dijo a sus familiares y a todos los que estaban con él:
Destruyan todos esos dioses ajenos que ustedes tienen, purifíquense y cámbiense de ropa.
3
Nos iremos de aquí a Betel.
Allá le construiré un altar al Dios que me escuchó cuando tenía problemas y que ha estado conmigo en donde yo he estado.
4
Entonces ellos le entregaron a Jacob todos los dioses ajenos que tenían en las manos y todos los aretes que tenían en las orejas.
Y Jacob los enterró bajo la encina que estaba cerca de Siquén.
5
Entonces emprendieron su camino.
Dios hizo que los habitantes de las ciudades por las que pasaba la familia de Jacob, les tuvieran un terror sobrenatural y no salieran a perseguir a los hijos de Jacob.
6
Jacob y toda la gente que estaba con él llegaron a Luz, la que ahora se llama Betel y queda en la tierra de Canaán.
7
Después construyó ahí un altar y llamó a ese sitio «El Betel», porque ahí se le había aparecido Dios, cuando estaba escapando de su hermano.
8
Débora, la sierva de Rebeca, murió allí y fue enterrada al lado del roble que estaba cerca de Betel.
Jacob llamó a ese árbol: «roble de los lamentos».


El nuevo nombre de Jacob

9
Cuando Jacob regresó de Padán Aram, Dios se le volvió a aparecer y lo bendijo.
10
Dios le dijo: «Te llamas Jacob, pero de ahora en adelante tu nombre no será Jacob, sino Israel ».
Así que Dios lo llamó Israel.
11
Y Dios le dijo: «Yo soy el Dios Todopoderoso.
Ten muchos hijos y multiplícate.
De ti saldrá una nación, incluso una unión de naciones.
Hasta vas a tener descendientes que lleguen a ser reyes.
12
La tierra que les di a Abraham y a Isaac, te la daré a ti, y después se la daré a tus descendientes».
13
Después Dios se fue del lugar donde le había hablado a él.
14
Entonces Jacob colocó una piedra conmemorativa en el lugar donde Dios le había hablado y derramó sobre ella vino y aceite para dedicársela.
15
Jacob llamó Betel al lugar donde Dios le había hablado.


Raquel muere dando a luz

16
Después se fueron de Betel.
Cuando aún estaban lejos de Efrata, Raquel comenzó a dar a luz y sufría terribles dolores de parto.
17
Mientras sufría esos terribles dolores de parto, la partera le dijo: «No te asustes, estás dando a luz a otro hijo».
18
Raquel murió al dar a luz.
Antes de morir llamó a su hijo Benoni, pero su papá lo llamó Benjamín.
19
Así murió Raquel y fue enterrada en el camino a Efrata, que es la misma Belén.
20
Jacob puso una piedra vertical sobre su tumba.
Hoy en día todavía se conoce como la Piedra de la Tumba de Raquel.
21
Después Israel siguió su camino y acampó al sur de la torre de Edar.
22
Mientras Israel estaba viviendo en esa tierra, Rubén se acostó con Bilhá, la concubina de su papá.
Cuando Israel se enteró, se puso furioso.


La familia de Jacob

Jacob tuvo doce hijos:
23
Los hijos de Lea eran Rubén, el hijo mayor;
Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón.
24
Los hijos de Raquel eran José y Benjamín.
25
Los hijos de Bilhá, la sierva de Raquel, eran Dan y Neftalí.
26
Los hijos de Zilpá, la sierva de Lea, eran Gad y Aser.
Esos eran los hijos de Jacob que nacieron en Padán Aram.


Muerte de Isaac

27
Jacob fue a casa de su papá, Isaac, a Mamré en Quiriat Arbá, que es la misma Hebrón, donde Abraham e Isaac habían vivido.
28
Isaac vivió ciento ochenta años.
29
Dio su último suspiro y murió.
Era un hombre viejo que había vivido una vida muy larga y completa.
Sus hijos, Esaú y Jacob, lo enterraron en el mismo lugar en que estaba enterrado el papá de Isaac.