Bendiciones para Manasés y Efraín

1
Un tiempo después, alguien le dijo a José: “Mira, tu papá está enfermo”.
Entonces José y sus dos hijos, Manasés y Efraín, fueron a ver a Jacob.
2
Cuando alguien le dijo a Jacob que su hijo José había venido a verlo, hizo un esfuerzo y se sentó en la cama.
3
Luego Jacob le dijo a José:
—El Dios Todopoderoso se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, y me bendijo.
4
Me dijo: “Mira, te daré muchos hijos, haré que tu familia se multiplique y tus descendientes conformarán una comunidad de tribus.
Les daré estas tierras a tus descendientes y serán de ellos para siempre”.
5
Tus dos hijos que nacieron en la tierra de Egipto antes de que yo viniera, serán como mis hijos.
Efraín y Manasés serán paracomo lo son Rubén y Simeón.
6
Pero los hijos que hayas tenido después de ellos serán tuyos.
Ellos recibirán una parte de la tierra que se les dé a Efraín y Manasés.
7
Cuando venía de Padán Aram, Raquel murió, lo que me llenó de tristeza.
Ella murió en la tierra de Canaán, cuando íbamos a Efrata.
Yo la enterré ahí en el camino hacia Efrata.
Efrata es la misma Belén.
8
Cuando Israel vio a los hijos de José, preguntó:
—¿Quiénes son ellos?
9
José le contestó a su papá:
Estos son los hijos que Dios me dio aquí.
Luego Jacob dijo:
—Te ruego que me los traigas acá y yo les daré mi bendición.
10
A Israel le fallaba la vista porque ya estaba muy viejo.
Cuando José le acercó a sus hijos, él los abrazó y los besó.
11
Luego Israel le dijo a José:
Nunca pensé que volvería a ver tu rostro.
¡Pero mira! Dios me permitió verte a ti y a tus descendientes.
12
Luego José bajó a los niños de las piernas de Israel y se postró rostro en tierra.
13
José acercó a los niños y puso a Efraín a su derecha y a Manasés a su izquierda.
Por lo tanto, Efraín estaba a la izquierda de Israel y Manasés a su derecha.
14
Israel estiró su brazo derecho y puso su mano en la cabeza de Efraín, el menor.
Luego estiró su brazo izquierdo y puso su mano sobre la cabeza de Manasés, el mayor, cruzando los brazos.
15
Israel bendijo a José y le dijo:
«Que el Dios que mis padres
Abraham e Isaac adoraron,
el Dios que ha sido mi pastor
toda mi vida hasta hoy,
16
el ángel que me salvó de todo peligro,
bendiga a estos muchachos.
Es para que así mi nombre
y el nombre de mis padres Abraham e Isaac
sigan viviendo en ellos,
y para que se multipliquen sobre la tierra».
17
Cuando José vio que Israel tenía su mano derecha sobre la cabeza de Efraín, se molestó.
Así que tomó la mano de su papá y trató de moverla de la cabeza de Efraín a la de Manasés.
18
José le dijo a su papá:
—¡Así no, papá! Este es el mayor, pon tu mano derecha sobre su cabeza.
19
Pero su papá se rehusó y dijo:
—Lo sé, hijo, lo sé.
Él también va a ser importante y de él también nacerá mucha gente, pero su hermano menor va a ser todavía más importante y sus descendientes formarán muchas naciones.
20
Entonces los bendijo ese día diciendo: «La gente de Israel usará sus nombres para bendecir: “Que Dios te haga como Efraín y Manasés”».
De esta manera Israel hizo a Efraín más importante que Manasés.
21
Luego Israel le dijo a José:
Mira, me estoy muriendo, pero Dios va a estar contigo y te va a llevar de regreso a la tierra de tus antepasados.
22
Te voy a dar algo que no les di a tus hermanos.
Te voy a dar la montaña que les gané a los amorreos peleando con mi espada y con mi arco.