La grandeza de nuestra salvación

1
Por eso debemos prestar más atención al mensaje que hemos escuchado para que no estemos a la deriva.
2
Recuerden que Dios confirmó la enseñanza que dio por medio de los ángeles, y que la gente fue castigada cada vez que la desobedecía.
3
Entonces, ¿cómo escaparemos del castigo si despreciamos ahora la gran salvación que hemos recibido? El Señor la anunció primero y luego los que la escucharon de él nos confirmaron que era verdad.
4
Dios también la confirmó utilizando señales, maravillas, diferentes milagros y dones que distribuyó según su voluntad por medio del Espíritu Santo.


Cristo se hizo hombre para salvarnos

5
Además, Dios no sometió al control de los ángeles el mundo venidero del cual estamos hablando.
6
Hay un lugar en la Escritura donde está escrito:
«Dios, ¿por qué te acuerdas de los seres humanos?
¿Por qué te preocupas por el hijo del hombre ?
¿Es él tan importante?
7
Durante breve tiempo lo hiciste un poco menos que los ángeles.
Tú lo coronaste de gloria y honor.
8
Pusiste todo bajo su poder ».
Así que, aquí «todo» significa que no hay nada que él no gobierne;
sin embargo, no vemos todavía que esto se haya cumplido,
9
perovemos que Jesús fue hecho «durante breve tiempo un poco menos que los ángeles».
Y ahora ha sido «coronado de gloria y honor» porque sufrió y murió.
Por el generoso amor que Dios tiene hacia nosotros, Jesús tuvo que sufrir la muerte para bien de todos.
10
Dios hizo todo lo que existe para su propia honra y quería compartir su grandeza con muchos hijos.
Así que era conveniente perfeccionar a Jesús por medio del sufrimiento, porque él es quien los lleva a la salvación.
11
Tanto los que son purificados como Jesús, quien los purifica, tienen el mismo Padre.
Por eso Jesús no se avergüenza de llamarlos sus hermanos
12
cuando dice:
«Hablaré de ti a mis hermanos.
Cantaré tus alabanzas cuando ellos estén reunidos».
13
También dice:
«Pondré toda mi confianza en él».
Y dice además:
«Aquí estoy, y conmigo están los hijos
que Dios me dio».
14
Los hijos de una familia son gente de carne y hueso, por eso Jesús se hizo de carne y hueso igual que ellos.
Sólo así pudo morir y con su muerte derrotar al diablo, quien tenía el poder de la muerte.
15
Jesús se hizo hombre para liberar a los hombres, quienes habían estado esclavizados toda la vida por temor a la muerte.
16
Sabemos que Jesús vino a rescatar a los descendientes de Abraham, no a los ángeles.
17
Por lo tanto, era necesario que Jesús fuera igual a sus hermanos en todo sentido.
Se hizo como nosotros para poder ser sumo sacerdote fiel y compasivo en su servicio a Dios.
De esta manera Jesús pudo ofrecer un sacrificio que quita los pecados de la gente.
18
Jesús mismo sufrió y fue tentado, por eso puede ayudar a aquellos que son tentados.