El sacerdote Melquisedec

1
Este Melquisedec fue rey de Salem y sacerdote del Dios altísimo.
Salió al encuentro de Abraham que regresaba de derrotar a los reyes, y lo bendijo.
2
Entonces Abraham le dio la décima parte de todo lo que tenía.
El nombre Melquisedec tiene dos significados: «rey de justicia» y «rey de Salem», o sea «rey de paz».
3
Nadie sabe de dónde salió Melquisedec;
no se sabe si tuvo papá y mamá, ni se sabe tampoco del principio ni del fin de su vida.
Con él sucede como con el Hijo de Dios: sigue siendo sacerdote para siempre.
4
Fíjense en la gran importancia que tenía Melquisedec: Abraham mismo, nuestro gran antepasado, le dio la décima parte de todo el botín de guerra.
5
Ahora tengamos en cuenta lo que dice la ley.
La ley manda que los sacerdotes descendientes de Leví reciban la décima parte de los ingresos del propio pueblo.
Los sacerdotes recogen esta cuota a pesar de que ellos y el pueblo son descendientes de Abraham.
6
Melquisedec no era descendiente de Leví, pero de todos modos recibió esa décima parte como ofrenda de Abraham.
Melquisedec bendijo a Abraham, el hombre que tenía las promesas de Dios.
7
Todos saben que el más importante bendice al menos importante.
8
Los sacerdotes reciben la décima parte, pero ellos son simples mortales;
sin embargo, se da testimonio de que Melquisedec sigue viviendo.
9
Leví recibe una décima parte como ofrenda de la nación, pero podría decirse que Leví le dio a Melquisedec su décima parte por medio de Abraham.
10
Cuando Melquisedec conoció a Abraham, Leví no había nacido, pero su semilla ya existía en su antepasado Abraham.
11
La ley se entregó al pueblo bajo el sacerdocio de Leví, pero la gente no se podía perfeccionar espiritualmente por medio de ese sacerdocio.
Era necesario que apareciera otro sacerdocio, pero no como el de Aarón, sino como el que tiene Melquisedec.
12
Cuando cambia el sacerdocio, cambia también la ley.
13
Pero todo esto lo decimos con referencia a Jesucristo.
Él no es descendiente de Leví y nadie de su tribu sirvió como sacerdote en el altar.
14
Está claro que nuestro Señor era descendiente de Judá, pero Moisés no dijo nada de sacerdotes que fueran descendientes de Judá.


Jesús es sacerdote como Melquisedec

15
Todo se aclara cuando aparece Jesús, que es sacerdote como Melquisedec.
16
Jesús no fue designado sacerdote por voluntad humana, sino por el poder de su vida indestructible,
17
porque se da testimonio de él:
«Eres sacerdote para siempre,
tal como fue Melquisedec».
18
El mandamiento queda anulado por débil e ineficaz,
19
pues la ley no podía hacer nada perfecto.
Pero ahora se nos da una esperanza nueva por la que podemos acercarnos a Dios.
20
Es muy importante notar que Dios también hizo una promesa cuando nombró a Jesús sumo sacerdote, pero no hubo promesa alguna para otros sacerdotes.
21
En cambio, Jesús llegó a ser sacerdote con una promesa de Dios, quien le dijo:
«El Señor ha hecho una promesa,
y no cambiará de opinión.
eres sacerdote para siempre».
22
Esto quiere decir que Jesús es la garantía de un mejor pacto entre Dios y su pueblo.
23
Igualmente, había muchos sacerdotes porque cuando uno de ellos moría, no podía seguir en su cargo.
24
Pero Jesús vive para siempre, nunca dejará de ser sacerdote.
25
Entonces puede salvar para siempre a los que vienen a Dios por medio de él, pues vive para siempre y está listo para ayudarlos cuando se presenten ante Dios.
26
Jesús es la clase de sumo sacerdote que necesitamos.
Es santo y no ha hecho nada malo.
Es puro y no se deja influenciar por los pecadores.
Ha sido elevado a los cielos y
27
no es como cualquier otro sacerdote.
Los otros sacerdotes tenían que ofrecer sacrificios todos los días, primero por sus propios pecados y luego por los pecados del pueblo.
Pero Jesús no necesita hacer eso, él ofreció un solo sacrificio una sola vez y para siempre.
28
La ley establece sacerdotes humanos con las mismas debilidades que la gente.
Pero después de dar la ley, Dios hizo la promesa de nombrar sumo sacerdote a su Hijo, quien fue hecho perfecto para siempre a través del sufrimiento.