1
»Luego, ustedes llamarán a sus hermanos:
Ustedes son mi pueblo”,
y a sus hermanas llamarán:
Piedad”.


El Señor habla a la nación de Israel

2
»¡Enfréntense a su mamá
porque ya no es mi esposa
y yo ya no soy su esposo!
Díganle que deje de comportarse como una prostituta
y que aleje de su pecho a sus amantes.
3
Si no lo hace, le quitaré todo dejándola desnuda
como el día en que nació.
Me llevaré a su gente
y la convertiré en un desierto;
la transformaré en una tierra desolada y seca.
Haré que muera de sed.
4
No tendré piedad de sus hijos
porque son fruto de su prostitución.
5
La mamá de esos hijos es una prostituta.
La que los concibió no tenía vergüenza.
Ella decía: “Iré tras mis amantes,
los que me dan comida y agua;
mi lana y mi lino,
mi aceite de oliva y mi vino”.
6
»Por eso bloquearé con espinos su camino.
Construiré una pared alrededor de ella
para que no pueda encontrar sus caminos.
7
Ella irá tras sus amantes,
pero no los alcanzará.
Los buscará,
pero no los encontrará.
Entonces dirá: “Regresaré con mi primer esposo.
Mi vida era mejor cuando estaba con él”.
8
Ella no sabía que era yo
quien le daba el trigo, el vino y el aceite.
Era yo quien cada vez le daba más plata y más oro
que luego usó para hacer estatuas de Baal.
9
»Por eso regresaré cuando sea tiempo de cosecha
y le quitaré mi trigo y mi vino.
Me llevaré mi lana y mi lino
que cubrían su desnudez.
10
Pondré al descubierto su vergüenza
ante todos sus amantes
y ya nadie podrá rescatarla de mi poder.
11
Haré que se acaben sus celebraciones,
que se suspendan sus festivales,
sus fiestas de Luna nueva y sus días de descanso.
No tendrá más días de fiesta.
12
Destruiré sus viñas y sus higueras.
Ella decía: “Estos son regalos
que me han dado mis amantes”.
Ahora yo convertiré sus jardines en un bosque silvestre
y los animales salvajes comerán sus frutos.
13
La castigaré por haber quemado incienso
para adorar a los dioses falsos.
Ella se adornaba con anillos y joyas
para ir tras sus amantes, y se olvidó de mí.
Esto lo dice el SEÑOR.
14
»Así que voy a seducirla,
la llevaré al desierto
y allí le hablaré a su corazón.
15
Le daré campos de uvas
y transformaré el valle del Desastre
en una puerta de esperanza.
Entonces ella me responderá
como lo hizo cuando era joven,
como cuando salió de la tierra de Egipto.
16
»Esto dice el SEÑOR:
En ese momento dejarás de llamarmeSeñor
y me llamarásesposo mío”.
17
Yo quitaré de su boca los nombres de esos dioses falsos,
y ya nadie los recordará.
18
»En ese tiempo haré un trato a favor de los israelitas
con los animales salvajes, las aves del cielo
y todo lo que se arrastra sobre la tierra.
Acabaré con los arcos, las espadas y la guerra
para que puedan dormir tranquilos.
19
Israel, me comprometo
como esposo tuyo para siempre,
haré lo correcto y conforme al fiel amor;
te prometo ser compasivo.
20
Me comprometo contigo y te seré fiel,
y conocerás de verdad al SEÑOR.
21
»El SEÑOR dice:
En ese tiempo, yo responderé.
Les hablaré a los cielos,
y ellos le hablarán a la tierra.
22
La tierra dará trigo, vino y aceite
para satisfacer las necesidades de Jezrel.
23
Yo plantaré muchas semillas en su tierra.
Con No Más Piedad tendré piedad.
A No Es Mi Pueblo le diré: “Tú eres mi pueblo”,
y él me dirá: “Tú eres mi Dios”».