1
»Cuando cure a Israel,
la gente conocerá los pecados de Efraín
y todos sabrán las maldades cometidas en Samaria.
Se sabrá que ellos crearon dioses falsos
y que sus calles están llenas de ladrones.
2
No se dan cuenta
que yo recuerdo todos sus pecados.
Sus malas acciones los tienen rodeados.
Veo claramente todos sus pecados.
3
»Con sus maldades hacen feliz al rey
y con sus mentiras alegran a sus líderes.
4
Todos ellos están listos para cometer adulterio.
Son como el horno de un panadero
que cada vez se calienta más.
El panadero sólo deja de calentar el horno para amasar
y dejar crecer la masa.
5
En la fiesta de nuestro rey,
enferman los líderes con el calor del vino
y los reyes se dan la mano con aquellos
que se burlan de Dios.
6
Cuando tienden una trampa,
su corazón arde de emoción, como un horno.
Durante la noche su emoción crece
y en la mañana ya es una llama ardiente.
7
Todos ellos son como un horno caliente.
Destruyeron a sus jueces.
Todos sus reyes cayeron
y ninguno de ellos me pidió ayuda.
8
»Efraín está mezclado con las demás naciones.
Es como un pastel horneado por un solo lado.
9
Los extranjeros han devorado su fuerza,
pero él no se ha dado cuenta.
Se ha llenado de canas,
pero él no se da cuenta.
10
A Israel lo acusa su propio orgullo,
pero no vuelve al SEÑOR su Dios.
A pesar de todos los problemas
que ha tenido no ha buscado a Dios.
11
»Efraín es como una paloma tonta que no tiene inteligencia;
pide ayuda a Egipto y acude a Asiria.
12
A donde quiera que vayan,
yo tenderé mi red sobre ellos.
Los atraparé como a un pájaro del cielo.
Los castigaré por buscar ayuda en otras naciones en lugar de acudir a mí.
13
»Sufrirán por haberse alejado de mí.
Serán destruidos por no haberme obedecido.
Yo los salvé,
pero ellos dicen mentiras de mí.
14
No me llaman desde el fondo de su corazón.
Se lamentan y lloran en sus camas.
Se cortan a sí mismos cuando piden comida y vino,
pero se han alejado de mí.
15
A pesar de que les enseñé, y que les di fuerza a sus brazos,
hicieron planes malvados en mi contra.
16
Cambiaron de rumbo como un bumerán
y se fueron a adorar a un dios falso.
Sus líderes hacen alarde de su fuerza,
pero caerán a filo de espada
y en toda la tierra de Egipto
se burlarán de ellos.