Castigo para Babilonia

1
Esta es la profecía contra Babilonia que Isaías hijo de Amoz recibió en una visión:
2
En un monte desde donde se pueda ver bien,
levanten la señal de combate.
¡Den la orden para que comience el ataque!
Levanten la mano para que entren ya a las casas de la gente importante.
3
He dado órdenes a mi gente consagrada,
he llamado a mis guerreros,
a los que están ansiosos por mi victoria,
para que castiguen a los que me han hecho enojar.
4
Escuchen la algarabía que se oye en las montañas,
como de una multitud.
Oigan el estruendo entre los reinos.
Las naciones se han reunido.
El SEÑOR Todopoderoso está preparando
un ejército para la batalla.
5
Viene un ejército de tierras lejanas.
Desde más allá del horizonte,
viene furioso el SEÑOR,
con armas malditas a destruir el país.
6
Lloren, porque el día del SEÑOR está cerca
y llegará como destrucción de parte del Todopoderoso.
7
Por eso todos los brazos se debilitarán de miedo,
todos perderán la valentía
8
y se llenarán de angustia.
Serán presa del miedo,
y sufrirán como una mujer que da a luz.
Aterrados, unos a otros
se mirarán la cara roja de temor.
9
Fíjense, el día del SEÑOR vendrá;
día cruel, de ira y enojo ardiente,
para convertir la tierra en desierto
y destruir a los pecadores que hay en ella.
10
Pues las estrellas del cielo y las constelaciones
no darán su luz.
El sol se oscurecerá tan pronto salga
y la luna no dará su luz.
11
Yo castigaré al mundo por su maldad
y a los perversos por su pecado.
Acabaré con el orgullo del arrogante
y humillaré la insolencia de los tiranos.
12
Voy a hacer que la gente escasee más que el oro
y que haya menos hombres que el oro que hay en Ofir.
13
Por tanto, haré que los cielos se estremezcan
y la tierra sea removida de su lugar
por causa de la ira del SEÑOR Todopoderoso
en el día de su ardiente enojo.
14
Entonces como gacela perseguida
y oveja sin pastor
todos volverán a su propio país,
cada uno correrá a su tierra.
15
El que se quede en el país será apuñalado,
al que lo atrapen lo matarán a espada.
16
Ante sus propios ojos estrellarán a sus bebés contra el suelo,
saquearán sus casas y violarán a sus mujeres.
17
Incitaré a los medos para que los ataquen,
son un pueblo al que no le importa la plata
ni codicia el oro.
18
Con sus flechas derribarán a los jóvenes,
no tendrán compasión de los bebés
ni piedad de los niños.
19
Y Babilonia, el más hermoso de los reinos,
gloria y orgullo de los caldeos,
quedará como cuando Dios destruyó
a Sodoma y Gomorra.
20
Nadie volverá a vivir allí
y nunca más volverá a ser habitada.
Los árabes no volverán a acampar allí,
ni los pastores traerán allí sus ovejas a descansar.
21
Será un lugar poseído por los demonios del desierto.
Las casas se llenarán de hienas.
La bruja lo habitará
y allí bailarán machos cabríos.
22
Aullarán las hienas en sus torres
y los chacales en sus bellos palacios.
Ya está llegando a su fin
y no se prolongará más su existencia.