Castigo para Etiopía

1
Pobre de ese país lleno del zumbido de insectos,
más allá de los ríos de Etiopía,
2
que envía mensajeros a través del mar
en barcos de junco sobre las aguas.
Vayan rápido, mensajeros,
a su nación de gente alta y piel brillante.
Es gente conquistadora y temida en todas partes,
cuyo país está surcado por ríos.
3
Todos ustedes, habitantes del mundo,
los que viven en la tierra,
fíjense cuando aparezca una señal sobre los montes.
Pongan atención cuando suene una trompeta.
4
Pues el SEÑOR me dijo:
«Yo estaré callado y vigilante desde el lugar donde yo vivo,
como calor brillante cuando calienta el sol;
como nube de rocío en el calor de la época de cosecha.
5
Antes de la época de cosecha,
cuando haya pasado la floración
y las flores se conviertan en uvas maduras,
podarán con cuchillos los vástagos de la vid,
y cortarán las ramas y las quitarán.
6
Las dejarán en las montañas
para las aves de rapiña y los animales salvajes.
En el verano les servirán de alimento a las aves.
En el invierno se las comerán los animales salvajes».
7
En ese tiempo el SEÑOR recibirá ofrendas
de una nación de gente alta y piel brillante.
Nación poderosa que conquista a otras naciones,
país surcado de ríos.
Las traerán al lugar del nombre
del SEÑOR Todopoderoso, al monte Sion.