1
Ese día, siete mujeres se aferrarán
a un hombre y le dirán:
«Nosotras conseguiremos nuestro alimento y vestido,
sólo déjanos llevar tu nombre.
Líbranos de la vergüenza de ser mujeres solas».


Promesa de un futuro mejor y feliz

2
Ese día, el SEÑOR hará retoñar la nación,
será algo hermoso y glorioso.
La cosecha de la tierra restaurará
el orgullo y el honor de los sobrevivientes de Israel.
3
Los que se fueron de Sion
y los que permanecieron en Jerusalén,
todos los que se cuenten entre los que viven en Jerusalén,
serán llamados santos.
4
Cuando el Señor haya lavado
con espíritu de juicio y fuego
la impureza de las hijas de Sion,
5
el SEÑOR creará una nube de humo durante el día
y un esplendor de fuego brillante durante la noche.
Estarán sobre todo el monte Sion
y sobre la asamblea reunida.
Por encima de todos habrá una carpa
6
que los protegerá del calor durante el día,
y que les servirá de refugio y cobijo
ante las tormentas y la lluvia.