El ayuno que Dios toma en cuenta

1
»Grita fuerte, sin refrenarte.
Levanta tu voz como una trompeta.
Dile a mi pueblo cuál es su rebeldía,
a la familia de Jacob cuál es su pecado.
2
Día a día vienen a adorarme
y pretenden que quieren conocer mi voluntad
como si fueran una nación que hubiera hecho lo correcto
y nunca hubiera abandonado la ley de Dios.
Me piden decisiones justas
y están ansiosos de acercarse a mí.
3
¿Para qué ayunamos, si no lo ves?
¿Para qué nos humillamos, si no lo notas?
»Ustedes hacen lo que les gusta hacer en su día de ayuno.
Explotan a todos sus trabajadores.
4
El ayuno de ustedes consiste en discutir y pelear,
en golpearse unos a otros con puños perversos.
No es ese tipo de ayuno el que les servirá
para hacerse oír en los cielos.
5
¿Es que acaso este es el ayuno que yo elegí?
¿Un día para afligirse uno mismo?
¿Inclinarse con la cabeza agachada como un junco?
¿Acostarse con ropas ásperas y en ceniza?
¿A eso es a lo que ustedes llaman un día de ayuno
que le agrada al SEÑOR?
6
»¿No es más bien el ayuno que yo prefiero
quitar las cadenas de injusticia,
desatar las cuerdas del yugo,
dejar libre al oprimido
y romper todo yugo?
7
¿No es compartir tu alimento con el que tiene hambre
y darle hospedaje en tu casa al pobre que no tiene dónde vivir?
¿No es dar de vestir al desnudo
y dejar de esconderte de tus familiares?
8
»Entonces tu luz brillará como el amanecer,
y tus heridas sanarán pronto.
Irá delante de ti quien te declara sin culpa
y la gloria del SEÑOR te seguirá.
9
Asíllamarás y el SEÑOR responderá.
Gritarás pidiendo ayuda y él te dirá: “Aquí estoy”.
»Si quitas de ti la opresión,
el dedo acusador y las palabras perversas,
10
si compartes tu alimento con el que tiene hambre
y satisfaces las necesidades del oprimido,
entonces tu luz brillará como el amanecer.
Tus sombras serán como luz de mediodía.
11
El SEÑOR te guiará permanentemente,
dará satisfacción a tus necesidades
cuando estés en tierras resecas,
y fortalecerá tus huesos.
Serás como un jardín,
como manantial de agua que nunca se seca.
12
Reconstruirás las ruinas antiguas.
Edificarás sobre los cimientos antiguos.
Te llamaránreparador de murallas destrozadas
y “restaurador de calles habitadas”.
13
»No te apartes del día de descanso,
ni hagas negocios en mi día santo.
Llama al día descansodía de alegría”,
día del santo del SEÑOR” y “día de respeto”.
Respeta el día de descanso;
en ese día no viajes,
no trabajes ni digas tonterías.
14
Si así obedeces, entonces encontrarás alegría en el SEÑOR
y yo haré que cabalgues sobre las cumbres de la tierra.
Haré que disfrutes del país que le di a tu antepasado Jacob».
El SEÑOR lo ha decidido así.