Dios rechaza la petición de Sedequías

1
Este es el mensaje que el SEÑOR le dio a Jeremías.
Sucedió cuando el rey Sedequías envió a Pasur hijo de Malquías, y al sacerdote Sofonías hijo de Maseías, a ver a Jeremías.
Ellos le dijeron a Jeremías:
2
«Averigua cuáles son los planes del SEÑOR para nosotros porque Nabucodonosor, rey de Babilonia, nos está atacando.
Quizás el SEÑOR hará alguna maravilla por nosotros como hizo en el pasado y lo obligue a retirarse».
3
Entonces Jeremías les dijo: «Esto es lo que ustedes le dirán a Sedequías:
4
Esto dice el SEÑOR Dios de Israel: Voy a poner en su contra las armas que tienen en sus manos y con las cuales se están defendiendo del rey de Babilonia y de los babilonios que luchan contra ustedes fuera de la ciudad.
Yo los traeré a ellos al centro de esta ciudad.
5
Yo mismo pelearé contra ustedes con mi mano extendida, con mi brazo fuerte, con mi furia y con mi ira.
6
Destruiré a todos los habitantes de esta ciudad, tanto a seres humanos como a animales;
morirán de enfermedades terribles.
7
Y después entregaré a Sedequías, rey de Judá, a sus siervos, a su pueblo y a todos los que queden en esta ciudad después de la peste, la guerra y el hambre, en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y en manos de los enemigos que quieren quitarles la vida.
Nabucodonosor los matará a filo de espada.
No les tendrá compasión, clemencia ni piedad.
Es la decisión del SEÑOR”.
8
»Y le contarás a este pueblo que el Señor dice: “Voy a poner frente a ustedes dos caminos entre los que tendrán que escoger: el camino de la vida y el camino de la muerte.
9
El que se quede en esta ciudad morirá en batalla, de hambre o de peste, pero el que salga de esta ciudad y se entregue a los babilonios que luchan en contra de ustedes, vivirá, y su propia vida será su botín de guerra.
10
Estoy decidido a castigar a esta ciudad y no a premiarla.
Entregaré esta ciudad en manos del rey de Babilonia y él la quemará.
Es la decisión del SEÑOR”.
11
»Dile lo siguiente a la familia del rey de Judá que escuchen el mensaje del SEÑOR.
12
Dinastía de David, esto dice el SEÑOR:
»“Hagan justicia todos los días
y salven al explotado de las manos del explotador;
no sea que por sus maldades
mi enojo se encienda como el fuego
y arda sin que sea posible apagarlo.
13
Yo estoy contra ti,
la que reinas en el valle como peña en la llanura,
dice el SEÑOR.
Ustedes dicen: ‘¿Quién será capaz de atacarnos?
¿Quién podrá llegar hasta nuestro refugio?’
14
Yo los castigaré como merecen sus acciones;
prenderé fuego a su bosque
y ese fuego quemará todo a su alrededor.
Es la decisión del SEÑOR”».