Mensaje para Amón

1
Así dice el SEÑOR acerca de los amonitas:
«¿Acaso Israel no tiene hijos?
¿No tiene heredero?
¿Por qué el dios Milcón ha tomado posesión de Gad
y su pueblo vive en sus ciudades?
2
Llegará el día, dice el SEÑOR,
en que haré sonar la trompeta de guerra
contra Rabá de los amonitas.
Quedará hecha un montón de ruinas
y sus ciudades serán incendiadas.
Entonces Israel se apoderará
de lo que ellos le quitaron,
dice el SEÑOR.
3
»Lloren por Hesbón,
porque Hai ha sido destruida.
Griten, hijas de Rabá;
vístanse de luto y giman.
Corran de un lado a otro dentro de los muros,
porque Milcón va al exilio
junto con sus sacerdotes y altos funcionarios.
4
¿Por qué te enorgulleces de tu fuerza?
¿No ves que ya se te está acabando?
Hija rebelde que confías en tus riquezas
y dices: “¿Quién me atacará?”
5
Voy a hacer que el terror te rodee por todas partes,
dice el Señor DIOS Todopoderoso.
Saldrán arrojados todos, cada uno por su lado,
y no habrá quién los vuelva a reunir.
6
Pero después de todo esto,
devolveré lo que se tomó de los amonitas,
dice el SEÑOR».


Mensaje para Edom

7
El SEÑOR Todopoderoso dice acerca de Edom:
«¿Ya no hay sabiduría en Temán?
¿Los inteligentes no pueden aconsejar más?
¿Han dejado de ser sabios?
8
Habitantes de Dedán, huyan;
vuélvanse atrás
y métanse en las profundidades;
porque yo causaré un desastre en Esaú,
pues ya es el tiempo de castigarlo.
9
Si los recolectores de uvas llegaran a ti,
¿no te dejarían unos cuantos racimos?
Si los ladrones llegaran de noche,
¿no se llevarían sólo lo que necesitan?
10
Pero yo dejaré sin nada a Esaú,
hasta dejar al descubierto sus escondites,
de manera que no tenga dónde esconderse.
Sus descendientes, su familia,
y sus conocidos serán destruidos
y él dejará de existir.
11
Abandona a tus huérfanos,
que yo los cuidaré;
y tus viudas confiarán en mí.
12
»Porque así dice el SEÑOR: “Si los que no estaban condenados a beber la copa del castigo tuvieron que beberla, ¿vas tú a librarte del castigo? De seguro que no te quedarás sin castigo y vas también tú a tener que beberla.
13
Prometo por mí mismo, dice el SEÑOR, que Bosra quedará como modelo de horror, humillación, ruina y maldición.
Todas sus ciudades quedarán en ruinas para siempre”».
14
He oído un mensaje del SEÑOR,
un mensajero ha sido enviado a anunciarlo entre las naciones:
«Reúnanse, ataquen a Edom,
prepárense para la guerra».
15
«Te haré la nación más insignificante,
despreciada entre los hombres.
16
Tu grandeza y tu orgullo te engañan.
Tú, que vives en las grietas de las rocas y en las colinas altas,
aunque como las águilas hagas tus nidos en las alturas,
desde allí te haré caer,
dice el SEÑOR.
17
»Edom será un lugar desolado
y todos los que pasen se quedarán asombrados al ver sus heridas.
18
Será como sucedió con Sodoma y Gomorra,
y sus ciudades vecinas,
cuando fueron destruidas,
dice el SEÑOR.
Nunca más volverá alguien a vivir allí,
ni siquiera a alojarse temporalmente.
19
»Como león que sale de los matorrales del río Jordán
hacia las praderas,
así de rápido echaré a Edom de su tierra.
Nombraré sobre ellos a quien yo elija.
Porque, ¿quién es como yo?
¿Quién puede desafiarme a mí?
¿Qué pastor se me enfrenta
20
Escucha entonces el plan que el SEÑOR
tiene decidido contra Edom;
lo que ha preparado
contra los habitantes de Temán.
De seguro que los más pequeños del rebaño serán arrastrados
y sus praderas quedarán desoladas.
21
La tierra tiembla por el sonido de su caída;
se oirán sus gritos hasta el mar Rojo.
22
Como un águila se remonta
y se lanza con las alas abiertas,
así atacará el enemigo a Bosra.
Ese día el corazón de los guerreros de Edom
se angustiará como mujer que da a luz.


Mensaje para Damasco

23
Mensaje acerca de Damasco:
«Jamat y Arfad están conmocionadas
por las malas noticias.
Se hunden en el miedo como quien se hunde
en un mar enfurecido que nadie puede calmar.
24
Damasco, desfallecida,
trató de huir pero la dominó el pánico.
La han dominado la angustia y el dolor,
como a una mujer que da a luz.
25
¿Por qué no ha sido abandonada
la ciudad tan famosa, que era mi contento?
26
Ese día sus jóvenes caerán en las calles,
todos sus soldados morirán.
Es la decisión del SEÑOR Todopoderoso.
27
Prenderé fuego a la muralla de Damasco,
y consumiré los palacios de Ben Adad ».


Mensaje para Cedar y Jazor

28
Mensaje del SEÑOR acerca de Cedar y los reinos de Jazor que atacó Nabucodonosor, rey de Babilonia:
«¡Levántense y ataquen a Cedar!
Destruyan a los pueblos del oriente.
29
Sus carpas y rebaños serán arrebatados
junto con las cortinas de las carpas,
sus muebles y sus camellos.
La gente les gritará:
“¡Terror por todas partes!”
30
¡Huyan, escóndanse, habitantes de Jazor!,
dice el SEÑOR.
Porque Nabucodonosor, rey de Babilonia,
ha trazado un plan contra ustedes.
31
El SEÑOR dice:
Vayan y ataquen a esa nación
que vive tan confiada;
no tiene puertas ni cerrojos,
su gente vive aislada.
32
Sus camellos y gran cantidad de ganado
serán el botín.
Dispersaré en todas direcciones a los que se rasuran las sienes;
de todos lados les traeré su destrucción”,
dice el SEÑOR.
33
Para siempre Jazor se convertirá
en un desierto y guarida de chacales.
Nadie volverá a vivir allí,
ningún ser humano se alojará en ella».


Mensaje para Elam

34
Este fue el mensaje del SEÑOR para el profeta Jeremías en cuanto a Elam.
Lo recibió al comienzo del reinado de Sedequías, rey de Judá:
35
«Así dice el SEÑOR Todopoderoso:
“Voy a quebrantar el arco de Elam,
su poder más grande.
36
Desataré contra Elam los cuatro vientos
desde los cuatro puntos cardinales.
Los dispersaré por los cuatro vientos
y no habrá país a donde no lleguen sus desterrados.
37
Despedazaré a Elam en presencia de sus enemigos,
ante los que quieren matarlos.
Los haré sufrir para mostrarles mi enojo
y los acosaré militarmente hasta que acabe con ellos.
Es la decisión del SEÑOR.
38
Estableceré mi trono en Elam
y destruiré al rey y sus oficiales,
dice el SEÑOR.
39
Pero en el futuro cambiaré la suerte de Elam,
dice el SEÑOR”».