El sepulcro vacío

1
Muy temprano el domingo en la mañana, estando aún oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que estaba corrida la piedra que tapaba la entrada.
2
Entonces se fue corriendo a ver a Simón Pedro y al seguidor a quien Jesús quería mucho, y les dijo:
—¡Sacaron el cuerpo de Jesús del sepulcro! No sabemos dónde lo pusieron.
3
Pedro y el otro seguidor salieron y fueron al sepulcro.
4
Estaban corriendo juntos pero el otro seguidor corría más rápido que Pedro y llegó primero al sepulcro.
5
Se agachó y vio ahí las vendas de lino, pero no entró.
6
Después llegó Simón Pedro, entró al sepulcro y vio las vendas.
7
Vio también la tela en que habían envuelto la cabeza de Jesús.
Estaba enrollada aparte.
8
Entonces entró el otro seguidor que había llegado antes al sepulcro, vio todo y creyó.
9
Estos seguidores todavía no habían caído en cuenta de que las Escrituras decían que Jesús tenía que resucitar.


Jesús se aparece a María Magdalena

10
Luego estos seguidores regresaron a los suyos.
11
María estaba llorando afuera del sepulcro y mientras lloraba, se agachó para ver adentro.
12
Vio a dos ángeles vestidos de blanco.
Uno estaba sentado a la cabeza y el otro sentado a los pies de donde había estado el cuerpo de Jesús.
13
Ellos le preguntaron:
Mujer, ¿por qué estás llorando?
Ella respondió:
—Han sacado el cuerpo de mi Señor y no sé dónde lo han puesto.
14
Cuando María dijo esto, ella se volvió y vio a Jesús de pie allí, pero ella no sabía que él era Jesús.
15
Jesús le preguntó:
Mujer, ¿por qué estás llorando? ¿A quién buscas?
Ella creyó que era el jardinero y le dijo:
Señor, si usted lo sacó del sepulcro, dígame dónde lo puso y yo iré por él.
16
Jesús le dijo:
—¡María!
Ella se volvió y le dijo en arameo:
¡Rabuni! (que significa: Maestro).
17
Jesús le dijo:
—No trates de retenerme, porque todavía no he subido a mi Padre.
Mejor ve a ver a mis hermanos y diles: “Voy a subir a mi Padre y Dios, que es también su Padre y Dios”.
18
María Magdalena fue y les dijo a los seguidores: «¡Vi al Señor!» Y les dijo lo que él le había dicho.


Jesús se aparece a sus seguidores

19
Esa misma tarde del primer día de la semana, los seguidores cerraron las puertas del lugar donde estaban porque les tenían miedo a los judíos.
Entonces Jesús vino y estando en medio de ellos, les dijo:
—Que la paz esté con ustedes.
20
Diciendo esto, les mostró sus manos y su costado.
Se alegraron mucho cuando lo vieron.
21
Entonces otra vez les dijo:
—La paz sea con ustedes.
Así como me envió el Padre, yo también los envío a ustedes.
22
Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo:
Reciban el Espíritu Santo.
23
Cualquier pecado de la gente que ustedes perdonen, será perdonado, y cualquier pecado que no perdonen, no será perdonado.


Jesús se aparece a Tomás

24
Tomás no estaba con ellos cuando vino Jesús.
Él era uno de los doce seguidores, al que llamaban el Gemelo.
25
Los otros seguidores le dijeron:
—¡Vimos al Señor!
Pero él les dijo:
—No creeré a menos que vea la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en el lugar de los clavos y mi mano en su costado.
26
Una semana después, los seguidores estaban otra vez en la casa.
Esta vez Tomás estaba con ellos.
Aunque las puertas estaban con llave, Jesús entró y se puso en medio de ellos y dijo:
—La paz sea con ustedes.
27
Después le dijo a Tomás:
—Pon tu dedo aquí y mira mis manos.
Extiende tu mano y métela en este lado de mi cuerpo.
Ya deja de dudar y cree.
28
Tomás le contestó:
—¡Mi Señor y mi Dios!
29
Jesús le dijo:
—¿Tú creíste porque me viste? Afortunados los que creen sin haber visto.


El porqué de este libro

30
Jesús también hizo muchas otras señales milagrosas en presencia de sus seguidores, pero no están escritas en este libro.
31
Sin embargo, estas se escribieron para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengan vida por medio de él.