Jesús se aparece a siete seguidores

1
Después de esto, Jesús se les apareció otra vez a los seguidores.
Sucedió en el lago Tiberias de esta manera:
2
Simón Pedro, Tomás llamado el Gemelo, Natanael que era de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos seguidores suyos estaban juntos.
3
Simón Pedro les dijo:
—Voy a pescar.
Ellos le dijeron:
Nosotros vamos contigo.
Entonces fueron y subieron en el bote, pero no pescaron nada esa noche.
4
Ya era de mañana cuando Jesús vino y se paró en la orilla, pero los seguidores no sabían que era él.
5
Entonces Jesús les preguntó:
Muchachos, ¿tienen pescados?
Ellos le contestaron:
—No.
6
Jesús les dijo:
Lancen la red por el lado derecho de la barca y encontrarán algunos.
Así que la lanzaron, pero no pudieron subirla a la barca porque tenía muchos peces.
7
Entonces el seguidor al que Jesús quería mucho le dijo a Pedro:
—¡Es el Señor!
Al oír que era el Señor, Simón Pedro se vistió, pues se había quitado la ropa para trabajar, y se tiró al agua.
8
Pero los otros seguidores llegaron a la orilla en la barca, arrastrando la red llena de pescados.
No estaban muy lejos de la orilla, sólo como a cien metros.
9
Cuando llegaron a tierra, vieron encendida una hoguera hecha con carbón.
Había pescado y pan encima.
10
Jesús les dijo:
Traigan algunos pescados de los que acaban de pescar.
11
Simón Pedro fue a la barca y arrastró la red llena de pescados: ciento cincuenta y tres.
Aunque estaba muy pesada, no se rompió.
12
Jesús les dijo:
—¡Vengan y desayunen!
Ninguno de los seguidores se atrevió a preguntarle quién era, pero sabían que era el Señor.
13
Jesús fue, tomó el pan y se los repartió.
Hizo lo mismo con el pescado.
14
Esta fue la tercera vez que Jesús se les apareció a los seguidores después de que se levantó de entre los muertos.


Jesús le habla a Pedro

15
Cuando acabaron de desayunar, Jesús le dijo a Simón Pedro:
Simón, hijo de Juan, ¿me amas más de lo que me aman ellos?
Pedro le contestó:
—Sí, Señor.
sabes que te amo.
Jesús le dijo:
Cuida a mis ovejas.
16
Jesús le dijo por segunda vez:
Simón, hijo de Juan, ¿me amas?
Pedro le contestó:
—Sí, Señor.
sabes que te amo.
Jesús le dijo:
Cuida a mis ovejas.
Jesús le dijo por tercera vez:
17
Simón, hijo de Juan, ¿me amas?
Pedro se puso triste porque Jesús le había preguntado ya tres veces si lo amaba.
Entonces Pedro le dijo:
Señor, tú lo sabes todo.
Sabes que te amo.
Jesús le dijo:
Cuida a mis ovejas.
18
Te digo la verdad: cuando eras joven te vestías solo e ibas a donde querías.
Pero cuando te vuelvas viejo estirarás tus manos y alguien más te va a vestir.
Después te llevará a donde no quieras ir.
19
Él dijo esto para mostrar cómo iba a morir Pedro para dar honra a Dios.
Después de decir esto, Jesús le dijo:
—¡Sígueme!
20
Pedro se volvió y vio que el seguidor al que Jesús tanto quería los estaba siguiendo.
Se trataba del mismo que cuando estaban en la cena se acercó más a Jesús y le preguntó: «Señor, ¿quién es el que te va a traicionar
21
Entonces cuando Pedro lo vio, le dijo a Jesús:
Señor, ¿qué va a pasar con él?
22
Jesús le dijo:
—Si quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿qué tiene eso que ver contigo? ¡Tú sígueme!
23
Por eso corrió el rumor entre los hermanos que ese seguidor no moriría.
Pero Jesús no dijo eso, sino que dijo: «Si quiero que él se quede aquí hasta que yo venga, ¿qué tiene eso que ver contigo
24
Este es el seguidor que da testimonio de todas estas cosas, y el que las escribió.
Nosotros sabemos que su testimonio es verídico.
25
También hay muchas otras cosas que Jesús hizo.
Si todas ellas estuvieran escritas en libros, en el mundo entero no cabrían los libros.