Job responde

1
Entonces Job respondió:
2
«Ustedes son gente importante;
no hay duda de que al morir ustedes, morirá la sabiduría.
3
Pero al igual que ustedes, yo también puedo pensar,
y no me les quedo atrás.
¿Quién que tenga dos dedos de frente ignora todo eso que ustedes dicen?
4
»Me he convertido en objeto de la burla de mis amigos.
Yo que antes llamaba a Dios y él me respondía.
Yo, un hombre bueno e inocente,
ahora me he convertido en un chiste.
5
El que está bien económicamente,
se burla de los que sufren;
dice: “Al caído hay que caerle”.
6
Pero todo está tranquilo en los hogares de los violentos,
de los que ofenden a Dios,
de los que creen que pueden manipularlo.
7
»Pero ustedes dicen: “Pregúntales a los animales para que te enseñen;
a los pájaros del cielo para que te cuenten.
8
Habla con la tierra y aprenderás;
y con los peces del mar y ellos te lo enseñarán también.
9
¿Cuál de todas esas criaturas no sabe
que la mano del SEÑOR ha hecho esto?
10
La vida de todo ser viviente está en manos de Dios.
Dependen de él a cada momento para que les dé su aliento.
11
¿Acaso el oído no diferencia las palabras
y el paladar no saborea la comida?
12
La sabiduría llega con la edad
y el entendimiento con la larga vida”.
13
»Pero la sabiduría y el poder pertenecen a Dios.
El buen consejo y el entendimiento son suyos.
14
En verdad, lo que él destruye no se puede reconstruir.
Al que Dios encierra, nadie lo puede liberar.
15
Ciertamente, si él retiene la lluvia, llega la sequía;
si la libera, todo se inunda.
16
Él tiene poder y sabiduría;
tiene en sus manos al engañado y al engañador.
17
Es capaz de quitarles la habilidad a los expertos
y hacer quedar como unos tontos a los jueces.
18
Les quita el poder a los reyes
y les ata una soga a la espalda.
19
Deja en la ruina a los sacerdotes
y derriba a los poderosos.
20
Él hace que los dignos de confianza queden sin saber qué decir,
y les quita el buen juicio a los ancianos.
21
Derrama el ridículo sobre los nobles
y le hace perder el vigor al fuerte.
22
Él revela los secretos más profundos
y hace salir a la luz cosas oscuras.
23
Él provoca el auge y la caída de las naciones;
extiende sus fronteras y luego las lleva a la destrucción.
24
Él les quita la inteligencia a los líderes del mundo;
los hace perder el rumbo y adentrarse en el caos.
25
Vagan a ciegas y sin rumbo por la oscuridad.
Dios hace que anden tambaleándose como borrachos.