Eliú interviene

1
Entonces los tres amigos de Job dejaron de discutir con él porque se consideraba a sí mismo inocente.
2
Pero Eliú hijo de Baraquel el buzita, de la familia de Ram, estaba muy enojado con Job porque Job se consideraba a sí mismo más justo que Dios.
3
Eliú también estaba enojado con los tres amigos de Job porque acusaban a Job de culpable pero no podían contradecir sus argumentos.
4
Eliú había tenido que esperar a intervenir para responder a Job porque los amigos de Job eran de mayor edad que Eliú.
5
Pero cuando vio que los tres amigos de Job no tenían nada más que decir,
6
entonces Eliú hijo de Baraquel respondió:
«Yo soy joven y ustedes viejos, por eso vacilé
y tuve temor de expresar mi opinión.
7
Yo me dije: “Que hablen los mayores
y que los de avanzada edad enseñen su sabiduría”.
8
Pero es el espíritu de Dios el que da sabiduría al ser humano;
y el aliento del Todopoderoso hace que la gente entienda.
9
El anciano no es el único que es sabio,
ni los viejos los únicos que pueden impartir justicia.
10
»Así que he dicho: “Escúchenme,
yo también voy a expresar mis conocimientos”.
11
Esperé pacientemente a que ustedes hablaran.
Escuché sus razonamientos y sus argumentos.
12
Escuché con cuidado lo que ustedes dijeron,
y a decir verdad, ninguno de ustedes refutó a Job.
No hubo ninguno entre ustedes que le contestara sus argumentos.
13
No vayan a salir con que “hemos hallado la sabiduría,
que lo refute Dios, no los hombres”.
14
Job no me habló a mí,
y yo no le voy a responder con los argumentos que ustedes tres han usado.
15
»Se han dado por vencidos;
no van a responder una vez más;
no tienen nada más que decir.
16
He esperado hasta que dejaran de hablar;
hasta que terminaron y no volvieron a tomar la palabra.
17
Yo también haré mi intervención,
yo también voy a expresar mis conocimientos.
18
Es que tengo tanto que decir,
dentro de mí, el espíritu me incita a hablar.
19
Mi interior es como vino sin escape,
como cueros de vino nuevos a punto de explotar.
20
Así que déjenme hablar para que me pueda desahogar.
Déjenme abrir la boca para dar una respuesta.
21
Voy a ser imparcial con todos
y no voy a inclinarme a favor de ninguno.
22
No soy experto en adular,
pues mi Creador me castigaría.