Cambien su vida

1
En aquel tiempo vinieron algunos a contarle a Jesús lo que les había pasado a unos de Galilea.
Pilato los había matado mientras estaban adorando a Dios, y había mezclado su sangre con la de los animales que estaban sacrificando.
2
Jesús les respondió: «¿Ustedes piensan que lo que les pasó a ellos fue porque eran más pecadores que la demás gente de Galilea?
3
¡No! Pero les digo que si ustedes no cambian su manera de pensar y de vivir, morirán también como ellos.
4
O miren lo que les pasó a los dieciocho que murieron cuando la torre de Siloé les cayó encima.
¿Piensan que eso les pasó porque eran más culpables que el resto de la gente que vivía en Jerusalén?
5
¡No! Pero les digo que si ustedes no cambian su manera de pensar y de vivir, morirán también como ellos».


La higuera que no servía para nada

6
Entonces les contó esta historia: «Un hombre tenía una higuera en su viñedo y un día fue a ver si tenía higos, pero no encontró nada.
7
Entonces le dijo al encargado del viñedo: “He venido tres años seguidos a ver si esta higuera tiene higos, pero nunca los he encontrado.
Por eso, córtala.
¿Para qué desperdiciar ese pedazo de tierra?”
8
El encargado le respondió: “Patrón, déjela aquí por un año más.
Déjeme cultivarla y ponerle abono.
9
Entonces si el próximo año tiene frutos, la dejamos allí, pero si no tiene frutos, la puede mandar cortar”».


Jesús sana en el día de descanso

10
El día de descanso, Jesús estaba enseñando en una de las sinagogas.
11
Allí había una mujer que tenía un espíritu de enfermedad que la había tenido lisiada ya por dieciocho años.
Andaba encorvada y no se podía enderezar nada.
12
Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo:
Mujer, quedas libre de tu enfermedad.
13
Entonces puso las manos sobre ella, y de inmediato ella se enderezó y empezó a alabar a Dios.
14
El dirigente de la sinagoga se disgustó mucho porque Jesús la había sanado en el día de descanso.
Por eso el dirigente le dijo a la gente:
—Hay seis días para trabajar, así que vengan a ser sanados en esos días, no en el día de descanso.
15
El Señor le respondió:
—¡Hipócritas! ¿Acaso no desatan todos ustedes a su buey o a su burro en día de descanso para llevarlo a tomar agua?
16
Esta mujer también es descendiente de Abraham, y por dieciocho años Satanás la ha atado a esta condición.
¿No se le debía desatar de esta atadura en día de descanso?
17
Cuando dijo esto, todos los que estaban en su contra se avergonzaron, pero los demás se alegraron mucho por las cosas maravillosas que hacía.


Historia de la semilla de mostaza

18
Jesús dijo: «¿Cómo es el reino de Dios? ¿Con qué lo puedo comparar?
19
Es como una semilla de mostaza que un hombre sembró en su campo.
La semilla creció y se convirtió en un gran árbol, y las aves construyeron nidos en sus ramas».
20
Dijo otra vez: «¿Con qué puedo comparar el reino de Dios?
21
Es como la levadura que una mujer mezcla con mucha harina.
Al final, toda la masa queda fermentada».


La puerta angosta

22
Jesús iba por los pueblos y aldeas enseñando mientras se dirigía a Jerusalén.
23
Alguien le dijo:
—¿Señor, son pocos los que se salvarán?
Él respondió:
24
Esfuércense por entrar por la puerta angosta, pues les aseguro que mucha gente tratará de entrar pero no podrá.
25
Supongan que el dueño de una casa ya ha cerrado la puerta, y ustedes se quedan afuera llamando, y entonces dicen: “Señor, ¡ábrenos la puerta!” pero él les responde: “No sé de dónde son ustedes”.
26
Entonces ustedes dicen: “Nosotros comimos y bebimos contigo y tú enseñaste en nuestras calles”.
27
Él les dice, “No sé de dónde son ustedes.
Apártense de mí, porque ustedes se dedicaron a hacer el mal”.
28
»Habrá llanto y crujir de dientes cuando vean a Abraham, Isaac, Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, pero ustedes sean echados fuera.
29
Vendrá gente del oriente y del occidente, del norte y del sur, y ocuparán su lugar en la mesa en el reino de Dios.
30
Tengan en cuenta que los últimos serán los primeros, y los primeros serán los últimos.


Jesús habla de morir en Jerusalén

31
En ese momento, algunos fariseos se acercaron a Jesús, y le dijeron:
Huye de aquí a otro lugar, porque Herodes te quiere matar.
32
Él les dijo:
Vayan y díganle a ese zorro: “Expulsaré a los demonios de la gente, la sanaré hoy y mañana, y al tercer día terminaré mi trabajo”.
33
Después de eso, tendré que irme, porque no está bien para un profeta que lo maten fuera de Jerusalén.
34
»¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los mensajeros que Dios le envía! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, así como la gallina junta a sus pollitos bajo sus alas, pero ustedes no quisieron!
35
Ahora su casa quedará completamente vacía.
Les digo que no me verán más, sino hasta que llegue el tiempo en que digan ustedes: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”