1
Ahora, hija de guerreros,
reúne a tus soldados.
Estamos siendo asediados;
ellos con su vara golpean en la mejilla al juez de Israel.


El Mesías nacerá en Belén

2
Tú, Belén Efrata,
eres pequeña entre los clanes de Judá,
pero de ti saldrá el jefe de Israel,
quien luego vendrá a mí.
Su origen es antiguo,
viene de mucho tiempo atrás.
3
Por eso pondrá a esas naciones en manos de sus enemigos
hasta que dé a luz la mujer que está esperando un hijo.
Entonces, el resto de sus hermanos
regresará al pueblo de Israel.
4
Luego, él se levantará y guiará a Israel
con la fortaleza del SEÑOR
y con la autoridad del nombre del SEÑOR su Dios.
Vivirán en paz porque su grandeza llegará
hasta los confines de la tierra.
5
Él traerá una época de paz.
Así y todo, tenemos suficientes líderes para contraatacar
cuando venga Asiria a nuestro país
y ponga el pie en nuestro territorio.
6
Con sus espadas ellos gobernarán a Asiria,
y con sus cuchillos a la tierra de Nimrod.
Él nos rescatará de los asirios
cuando ellos vengan a nuestra tierra
e invadan nuestro país.
7
Entonces el resto de Jacob
que está esparcido entre las naciones
será como rocío que viene del SEÑOR;
como lluvia que cae sobre la tierra,
que no tiene que depender de un hombre
y no tiene que poner sus esperanzas en ningún ser humano.
8
El resto de Jacob disperso entre las naciones
en medio de pueblos numerosos
será como un león entre las bestias de la selva;
como un cachorro de león entre rebaños de ovejas,
del que no hay escape
cuando ataca con sus garras.
9
Levantarás tu mano contra tus enemigos
y todos ellos serán destruidos.


El pueblo confiará en Dios

10
El SEÑOR dice:
«Ese día mataré a tus caballos
y destruiré tus carros de combate.
11
Destruiré las ciudades de tu país
y derrumbaré todas tus fortalezas.
12
Ya no podrás hacer magia con tus manos
ni tendrás a nadie que lea el futuro.
13
Destruiré tus ídolos y tus monumentos religiosos
y ya no adorarás cosas hechas con tus manos.
14
Arrancaré de la tierra tus postes de Aserá
y destruiré tus dioses falsos.
15
Con ira y rabia tomaré venganza
contra las naciones que no me han escuchado».