Las trompetas de plata

1
El SEÑOR le dijo a Moisés:
2
«Haz dos trompetas de plata martillada y úsalas para convocar a la comunidad y para avisarle a los campamentos cuándo ponerse en marcha.
3
Cuando se toquen ambas trompetas, toda la comunidad se reunirá ante ti a la entrada de la carpa del encuentro.
4
Pero si sólo suena una trompeta, entonces se reunirán contigo únicamente los jefes más importantes de Israel.
5
»Los sonidos cortos de las trompetas serán la señal para ponerse en marcha.
Al toque de los primeros sonidos cortos, los campamentos del oriente se pondrán en marcha.
6
Cuando se toquen sonidos cortos por segunda vez, los campamentos del sur se pondrán en marcha.
Los sonidos cortos serán la señal para ponerse en marcha.
7
Pero cuando se quiera convocar a toda la comunidad, el sonido será diferente: se tocarán sonidos largos, no se tocarán sonidos cortos.
8
Los hijos de Aarón, los sacerdotes, serán los encargados de tocar las trompetas.
Esta será una ley que siempre obedecerán todos ustedes y también las generaciones por venir.
9
»Cuando estén en su tierra y el enemigo los ataque, ustedes tendrán que salir a pelear.
En esas ocasiones toquen las trompetas y griten fuerte, así yo, el SEÑOR su Dios, les prestaré atención y los salvaré de sus enemigos.
10
Las trompetas también deberán tocarse en ocasiones de alegría, como en los días de fiesta y en sus fiestas de Luna nueva.
También se tocarán cuando ofrezcan sus ofrendas que deben quemarse completamente y sus ofrendas para festejar.
Así yo me acordaré de ustedes porque yo soy el SEÑOR su Dios».


Los israelitas viajan del Sinaí a Parán

11
El día veinte del segundo mes del segundo año la nube se levantó de la carpa del pacto.
12
Entonces el pueblo de Israel comenzó su viaje desde el desierto del Sinaí hasta el desierto de Parán que fue donde la nube se detuvo.
13
Así que ellos se pusieron en marcha por primera vez a la señal del SEÑOR a través de Moisés.
14
La unidad militar del campamento de los descendientes de Judá se movió primero, por tropas.
Naasón hijo de Aminadab estaba al mando de esta unidad militar,
15
Natanael hijo de Zuar estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Isacar,
16
y Eliab hijo de Helón estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Zabulón.
17
Luego, desarmaron la Carpa Sagrada y los guersonitas y meraritas que eran los encargados de transportarla se pusieron en marcha después.
18
Luego, la unidad militar del campamento de Rubén se puso en marcha por tropas.
Elisur hijo de Sedeúr estaba al mando de esta unidad militar.
19
Selumiel hijo de Zurisaday estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Simeón
20
y Eliasaf hijo de Deuel estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Gad.
21
Luego, los coatitas, que cargaban las cosas sagradas, se pusieron en marcha.
Cuando ellos llegaban al nuevo campamento, encontraban la Carpa Sagrada ya instalada.
22
Luego la unidad militar del campamento de Efraín se puso en marcha por tropas.
Elisama hijo de Amiud estaba al mando de esta unidad militar.
23
Gamaliel hijo de Pedasur estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Manasés,
24
y Abidán hijo de Gedeoni estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Benjamín.
25
Luego la unidad militar del campamento de Dan se puso en marcha por tropas.
Esta unidad militar estaba a la retaguardia de todos los campamentos.
Ajiezer hijo de Amisadai estaba a cargo de esta unidad militar.
26
Paguiel hijo de Ocrán estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Aser,
27
y Ajirá hijo de Enán estaba al mando de la unidad militar de la tribu de Neftalí.
28
Este era el orden de avanzada de los israelitas por unidades militares cuando se ponían en marcha.
29
En una ocasión, Moisés le dijo a su suegro Hobab, hijo de Deuel el madianita:
—Nos vamos al lugar que el SEÑOR dijo que nos daría.
Ven con nosotros y te trataremos con generosidad porque el SEÑOR ha prometido ser generoso con los israelitas.
30
Pero Hobab le dijo:
—Yo no voy con ustedes, mejor me voy a mi tierra a donde está mi familia.
31
Entonces Moisés le dijo:
—Por favor, no nos dejes porquesabes dónde podemos acampar en el desierto y nos servirás de guía.
32
Si vienes con nosotros, compartiremos contigo todo lo bueno que el SEÑOR nos dé.
33
Entonces ellos se fueron de la montaña del SEÑOR y viajaron por tres días.
El cofre del pacto del SEÑOR viajó frente a ellos esos tres días.
Iban en busca de un sitio para acampar.
34
Desde que dejaron su campamento la nube del SEÑOR estaba sobre ellos durante el día.
35
Cada vez que se iba a poner en marcha el Cofre Sagrado, Moisés decía:
«¡Levántate, SEÑOR!
Que se dispersen tus enemigos
y huyan de ti los que te odian».
36
Pero cuando el cofre se detenía, Moisés decía:
«¡Regresa, SEÑOR,
a las incontables multitudes de Israel