Israel en Peor

1
Los israelitas se establecieron en Acacias, y allí los hombres empezaron a corromperse con las mujeres moabitas.
2
Ellas invitaban a los israelitas a acompañarlas en los sacrificios para sus dioses falsos y los israelitas comían de esos sacrificios y adoraban esos dioses falsos.
3
De esta manera, Israel comenzó a adorar a Baal Peor, lo que hizo que el SEÑOR se enojara con Israel.
4
Entonces el SEÑOR le dijo a Moisés:
Lleva a todos los jefes del pueblo y ahórcalos públicamente ante el SEÑOR, y así se calmará mi enojo contra Israel.
5
Moisés les dijo a todos los jueces de Israel:
Maten a todo el que entre ustedes se haya unido a la adoración a Baal Peor.
6
Justo en ese momento uno de los israelitas vino y trajo una mujer madianita a donde estaba su familia.
Hizo esto delante de Moisés y de todos los israelitas, quienes se encontraban llorando a la entrada de la carpa del encuentro.
7
Finés, que era hijo de Eleazar y nieto del sacerdote Aarón, viendo esto, se alejó de la reunión, tomó su lanza
8
y siguió al israelita hasta su carpa.
Allí Finés atravesó por el estómago al israelita y a la mujer madianita y así fue como se detuvo la plaga que afligía a los israelitas,
9
aunque la plaga ya había matado a veinticuatro mil de ellos.
10
El SEÑOR le dijo a Moisés:
11
Finés hijo de Eleazar y nieto del sacerdote Aarón salvó a los israelitas de mi ira al enojarse como yo contra los que pecaron, por lo cual yo no destruiré a los israelitas en mi ira.
12
Así que dile a Finés que yo hago este pacto de amistad con él:
13
Yo le entrego el sacerdocio para siempre a él y a sus descendientes porque se indignó en favor de su Dios y rescató a los israelitas.
14
El nombre del israelita que fue muerto junto con la mujer madianita era Zimri hijo de Salu, y jefe de una familia de la tribu de Simeón.
15
El nombre de la mujer madianita que murió era Cozbí hija de Zur, el jefe de una familia de Madián.
16
El SEÑOR le dijo a Moisés:
17
Ataquen y maten a los madianitas,
18
así como en Peor ellos los atacaron a ustedes con sus engaños, como en el caso de Cozbí, la hija de un jefe madianita, que fue muerta el día que la plaga vino a Israel por lo que pasó en Peor.