El Señor es mi fuerza

1
Den gracias al SEÑOR, porque él es bueno;
su fiel amor es para siempre.
2
Que diga Israel:
«Su fiel amor es para siempre».
3
Que digan los descendientes de Aarón:
«Su fiel amor es para siempre».
4
Que digan los que respetan al SEÑOR:
«Su fiel amor es para siempre».
5
Cuando estaba en dificultades,
llamé al SEÑOR y le pedí ayuda.
El SEÑOR me respondió
y me puso en libertad.
6
El SEÑOR está conmigo, y por eso no tengo miedo.
¿Qué daño me puede hacer el ser humano?
7
El SEÑOR está conmigo, él me ayuda,
así que venceré a mis enemigos.
8
Es mejor refugiarse en el SEÑOR
que confiar en la gente.
9
Es mejor refugiarse en el SEÑOR
que confiar en los poderosos.
10
Todas las naciones me rodearon,
pero en el nombre del SEÑOR las vencí.
11
Me rodearon una y otra vez,
pero me defendí en el nombre del SEÑOR.
12
Me rodearon como un enjambre de abejas,
pero se extinguieron como fuego entre espinos.
En el nombre del SEÑOR me defendí del ataque.
13
Violentamente me daban empujones para que cayera,
pero el SEÑOR me ayudó.
14
El SEÑOR es mi fuerza y mi canto de victoria.
Él es mi Salvador.
15
Se escuchan los cantos de victoria y alegría en los hogares de los justos.
La mano del SEÑOR ejerce el poder.
16
El SEÑOR levanta su mano en señal de victoria;
la mano del SEÑOR ejerce el poder.
17
No moriré, pues viviré
para contar lo que ha hecho el SEÑOR.
18
El SEÑOR me castigó con dureza,
pero no me entregó a la muerte.
19
Ábranse, puertas justas,
y entraré a agradecer al SEÑOR.
20
Por ellas se entra a la presencia del SEÑOR,
por ellas entran los que son justos.
21
SEÑOR, te agradezco por responderme
y porque fuiste mi salvación.
22
La piedra que los constructores rechazaron
se convirtió en la piedra principal.
23
Esto es obra del SEÑOR,
y quedamos maravillados.
24
Este es el día en que el SEÑOR ha obrado;
¡Alegrémonos y seamos felices en él!
25
SEÑOR, te alabamos;
nos salvó el SEÑOR.
26
¡Bendito sea el que viene en nombre del SEÑOR!
Los bendecimos a ustedes desde el templo del SEÑOR.
27
El SEÑOR es Dios y él nos ilumina.
Aten el cordero para el sacrificio
y llévenlo a los cuernos del altar.
28
eres mi Dios,
te agradeceré y alabaré, Dios mío.
29
Alaben al SEÑOR, porque él es bueno;
su fiel amor es para siempre.