La palabra de Dios
Alef


1
Afortunados los que llevan una vida pura
y siguen las enseñanzas del SEÑOR.
2
Afortunados los que obedecen sus mandamientos
y lo buscan de todo corazón.
3
Ellos nunca hacen el mal,
sino que andan en sus caminos.
4
Dios mío, tú nos diste tus instrucciones
para que las obedeciéramos fielmente.
5
Quisiera obedecer tus mandatos
de la mejor manera,
6
así, nunca me sentiré avergonzado
al estudiar tus mandamientos.
7
Te agradeceré de todo corazón
cuando haya aprendido tus justas órdenes.
8
No me abandones
que yo obedeceré tus mandatos.


Bet

9
¿Cómo puede el joven llevar una vida pura?
Siguiendo tus enseñanzas.
10
Dios mío, yo te busco de todo corazón,
no me dejes desviar de tus mandamientos.
11
Memorizo tus enseñanzas
para no pecar contra ti.
12
Bendito seas SEÑOR,
enséñame tus mandatos.
13
Con mis labios anunciaré
todas las órdenes que has dado.
14
Me alegro en el cumplimiento de tus requisitos,
más que en todas las riquezas.
15
Medito en tus instrucciones,
presto atención a tus caminos.
16
Disfruto tus leyes
y siempre recuerdo tus palabras.


Guímel

17
bueno con este siervo tuyo
para que pueda vivir y obedecer tus palabras.
18
Abre mis ojos y hazme ver
lo maravillosas que son tus enseñanzas.
19
Estoy de paso en esta tierra,
pero te ruego que no me ocultes tus mandamientos.
20
Deseo con toda mi alma
obedecer siempre tus órdenes.
21
castigas a los arrogantes y malditos
que se desvían de tus mandamientos.
22
Yo obedezco tus mandatos,
así que te ruego que alejes el mal de mí.
23
Aunque los poderosos me ataquen y hablen mal de mí,
yo siempre seré tu siervo y seguiré tus mandatos.
24
En verdad disfruto siguiendo tus enseñanzas;
ellas son mis consejeras.


Dálet

25
Estoy postrado en el polvo,
reanímame tal como lo prometiste.
26
Te hablé sobre mi vida y tú me respondiste;
ahora, enséñame tus mandatos.
27
Ayúdame a entender tus instrucciones,
para apreciar todas las maravillas que has hecho.
28
Estoy cansado y lloro de tristeza;
fortaléceme tal como lo prometiste.
29
Aléjame del camino de la mentira
y guíame con tus enseñanzas.
30
He decidido seguir el camino de la fidelidad;
prestaré atención a tus órdenes.
31
Me he apegado a tus requisitos, SEÑOR,
te ruego que no me avergüences.
32
Corro por el camino de tus mandamientos,
porque tú me haces más sabio.


He

33
SEÑOR, enséñame el camino de tus mandatos,
y yo lo seguiré hasta el fin.
34
Dame entendimiento para obedecer tus enseñanzas,
y de todo corazón yo la cumpliré.
35
Guíame por el camino de tus mandamientos,
porque en él me encuentro a gusto.
36
Pon en mí el deseo de cumplir con tus requisitos
y no el de satisfacer mis deseos egoístas.
37
Aleja de mi mente los pensamientos inútiles,
dame vida para vivir en tus caminos.
38
Cumple la promesa que le hiciste a tu siervo,
la que haces a los que te respetan.
39
Aleja de mí la vergüenza a la que temo,
porque tus órdenes son sabias y justas.
40
Yo deseo tus instrucciones,
dame vida de acuerdo a tu justicia.


Vav

41
SEÑOR, que tu fiel amor llegue a mí,
sálvame como lo prometiste.
42
Así podré responder a quien me ofende,
porque confío en tu palabra.
43
Ayúdame a hablar siempre de tu verdad;
confío totalmente en tus órdenes.
44
Cada día y para siempre,
seguiré tus enseñanzas.
45
Viviré tranquilo,
porque me esfuerzo por seguir tus instrucciones.
46
Hablaré de tus mandamientos
y no me avergonzaré de tu palabra delante de los reyes,
47
Me siento muy bien siguiendo tus mandamientos
porque los amo.
48
Prometo ser fiel a tus mandamientos;
los amo y me dedicaré a seguir tus mandatos.


Zayin

49
Recuerda la promesa que me hiciste;
ella me llenó de esperanza.
50
Tu promesa es mi consuelo cuando sufro;
tu palabra me devuelve la vida.
51
La gente que se cree mejor que yo,
se burla de mí todo el tiempo,
pero yo nunca me alejo de tus enseñanzas.
52
SEÑOR, siempre recuerdo tus órdenes antiguas
y ellas me dan consuelo.
53
Me indigno cuando veo a los perversos
que se apartan de tus enseñanzas.
54
Tus mandatos son fuente de fortaleza para mí,
dondequiera que esté.
55
SEÑOR, recuerdo tu nombre por la noche
y sigo tus enseñanzas durante el día.
56
Esto es lo que yo hago:
sigo cuidadosamente tus instrucciones.


Jet

57
SEÑOR, dedico mi vida entera
a obedecer tus mandatos.
58
Deseo servirte con toda mi alma,
así que sé bueno conmigo como lo prometiste.
59
Examiné cuidadosamente mi vida
y decidí regresar a ti y seguir tus enseñanzas.
60
Me di prisa, no me tardé,
a obedecer tus mandamientos.
61
Aunque los perversos me tienen rodeado,
yo no he olvidado tus enseñanzas.
62
En medio de la noche me despierto
y me levanto para agradecerte por tus justas órdenes.
63
Soy compañero de todos los que te respetan,
de todos los que obedecen tus instrucciones.
64
SEÑOR, tú llenas toda la tierra de tu fiel amor;
enséñame tus mandatos.


Tet

65
SEÑOR, tú has sido muy bueno conmigo, tu siervo;
has cumplido todo lo que prometiste.
66
Dame la sabiduría y el conocimiento que necesito,
porque confío en tus mandamientos.
67
Antes yo no andaba en tu camino y sufría mucho,
pero ahora cumplo fielmente tu palabra.
68
eres bueno, y haces el bien;
enséñame tus mandatos.
69
Gente mala que se cree mejor que yo mintió sobre mí,
pero yo sigo cumpliendo de todo corazón tus instrucciones.
70
Ellos tienen la mente embrutecida;
yo, en cambio, disfruto tus enseñanzas.
71
Fue bueno que yo sufriera tanto,
porque así aprendí tus mandatos.
72
La enseñanza que sale de tus labios vale más para
que todo el oro y la plata del mundo.


Yod

73
Tus manos me crearon, tú me formaste;
ayúdame ahora a aprender y entender tus mandamientos.
74
Los que te respetan se alegran al verme,
porque en tu palabra he puesto mi esperanza.
75
SEÑOR, yo sé que tus órdenes son justas
y que fue necesario que me castigaras,
76
pero ahora te pido que me consueles con tu fiel amor,
tal como me lo prometiste.
77
Muéstrame tu fiel amor y déjame vivir,
pues disfruto de tus enseñanzas.
78
Que sea castigada esa gente arrogante que me atacó y mintió sobre mí;
yo siempre sigo tus instrucciones.
79
Que los que te respetan regresen a mí
y puedan aprender tus enseñanzas.
80
Ayúdame a obedecer de corazón tus mandatos
para que nunca tenga que sufrir pena y humillación.


Caf

81
Estoy agotado esperando que me salves,
pero confío totalmente en tu palabra.
82
Mis ojos ya están cansados de tanto esperar tu promesa
y digo: «¿Cuándo me consolarás
83
Aunque me siento terriblemente agotado,
no me he olvidado de tus mandatos.
84
¿Cuánto tiempo más tendré que vivir esperando
que des la orden de castigar a todos los que me atacan?
85
Hay gente muy arrogante y soberbia que ha cavado trampas contra mí;
ellos están en contra de tus enseñanzas.
86
¡Dios mío, ayúdame!
Podemos confiar plenamente en todos tus mandamientos.
87
Casi me borran de la tierra,
pero yo no me desvío de tus instrucciones.
88
Conforme a tu fiel amor, dame vida
y yo cumpliré con los requisitos que me impongas.


Lámed

89
SEÑOR, tu palabra está firme
para siempre en el cielo.
90
La gente podrá confiar en tu palabra ahora y siempre;
hiciste la tierra, y ella perdura.
91
La tierra sigue existiendo por orden tuya;
todo el universo está a tu servicio.
92
Si yo no hubiera seguido con amor tus enseñanzas,
mis sufrimientos ya habrían acabado conmigo.
93
Jamás olvidaré tus instrucciones
porque ellas me mantienen con vida.
94
Yo soy tuyo, sálvame;
quiero obedecer tus instrucciones.
95
Los perversos querían acabar conmigo,
pero yo sigo fiel a tus enseñanzas.
96
He visto que todo en la vida tiene sus límites,
pero lo único que no tiene límites es tu mandamiento.


Mem

97
¡Cuánto amo tu enseñanza!
La estudio todo el tiempo.
98
Tu mandamiento siempre está conmigo;
me hace ser más sabio que mis enemigos.
99
Tú me has hecho aun más sabio que todos mis maestros
porque siempre medito en tus requisitos.
100
Soy más sabio que los ancianos
porque obedezco tus instrucciones.
101
Me alejo del camino del mal
para poder obedecer tus mandatos.
102
Nunca doy la espalda a tus órdenes
porque tú me las enseñaste.
103
Tu palabra es dulce a mi paladar,
más que la miel en mi boca.
104
Rechazo la mentira
porque tus enseñanzas me hacen sabio.


Nun

105
Tu palabra es lámpara que guía mis pasos;
luz que alumbra mi camino.
106
Yo juré obedecer tus justas órdenes
y siempre cumpliré mi juramento.
107
SEÑOR, ya he sufrido bastante;
dame de nuevo la vida tal como lo prometiste.
108
SEÑOR, acepta la alabanza de mis labios,
y enséñame el significado de tus órdenes.
109
Mi vida ha estado en peligro muchas veces,
pero nunca he olvidado tus enseñanzas.
110
Los perversos tratan de atraparme,
pero yo nunca me alejo de tus instrucciones.
111
Tus requisitos me enseñan lo más valioso;
hacen feliz mi corazón.
112
Siempre me esforzaré
por obedecer tus mandatos hasta el final.


Sámej

113
Odio a la gente hipócrita,
pero amo tus enseñanzas.
114
eres mi refugio y mi protector;
confío en tu palabra.
115
Aléjense de mí, perversos,
que quiero obedecer los mandamientos de mi Dios.
116
Dame el apoyo que me prometiste y viviré;
confío en ti, no me decepciones.
117
Ayúdame y estaré a salvo
para obedecer siempre tus mandatos.
118
rechazas a todos los que abandonan tus mandatos
porque sus pensamientos son falsedades.
119
consideras chatarra inservible a los perversos que hay en la tierra,
y por eso amaré tus enseñanzas para siempre.
120
Mi cuerpo tiembla de miedo,
porque te temo y respeto tus leyes.


Ayin

121
He hecho lo que es justo y honesto;
no me dejes en manos de quienes quieren explotarme.
122
Haz bien a tu siervo
y no permitas que los arrogantes me opriman.
123
Mis ojos están ya cansados de tanto esperar tu salvación,
de esperar que se cumpla tu promesa de justicia.
124
Trata a este siervo tuyo conforme a tu fiel amor;
enséñame tus mandatos.
125
Yo soy tu siervo,
ayúdame a entender y aprender tus enseñanzas.
126
SEÑOR, es hora de que hagas algo,
pues la gente está olvidando tus enseñanzas.
127
Amo tus mandamientos más que cualquier cosa en el mundo,
aun más que el oro.
128
Por eso obedezco tus instrucciones
y rechazo el camino de maldad.


Pe

129
Tus requisitos son una maravilla,
por eso los guardo con toda el alma.
130
Tu palabra nos ilumina,
educa a los ignorantes.
131
Quiero obedecer tus mandamientos tanto como deseo respirar.
Estoy ansioso y emocionado por cumplirlos.
132
Dios mío, mírame y sé bueno conmigo
como acostumbras ser con los que aman tu nombre.
133
Guíame conforme a tu palabra
y haz que nada malo me suceda.
134
Sálvame de la opresión humana
y obedeceré tus instrucciones.
135
bueno conmigo, con este siervo tuyo,
y enséñame tus mandatos.
136
He llorado un mar de lágrimas
porque la gente no sigue tus enseñanzas.


Tsade

137
SEÑOR, tú eres justo
y tus órdenes son correctas.
138
Tú nos diste leyes justas;
podemos confiar en ellas.
139
Estoy muy indignado,
porque mis enemigos olvidaron tu palabra.
140
Está comprobado que tu promesa es digna de confianza,
por eso tu siervo la ama.
141
Puedo ser joven y despreciable,
pero nunca olvido tus instrucciones.
142
Tu justicia es siempre correcta,
tu enseñanza es la verdad.
143
He sufrido mucho en la vida y he pasado por dificultades,
pero tus mandamientos siempre me dan placer.
144
Tus requisitos son siempre justos,
ayúdame a entenderlos para poder vivir.


Qof

145
Con todas mis fuerzas te llamo, SEÑOR,
respóndeme y obedeceré tus mandatos.
146
A ti clamo, ¡sálvame!
y obedeceré tus enseñanzas.
147
Me levanto temprano en la mañana para pedir tu ayuda;
confío en tu palabra.
148
Me mantengo despierto durante la noche
para reflexionar acerca de tu palabra.
149
Conforme a tu fiel amor, escúchame, SEÑOR;
conforme a tu justicia, déjame vivir.
150
Me persiguen los que se guían por el mal;
ellos se han alejado de tus enseñanzas.
151
SEÑOR, tú estás cerca de mí,
y puedo confiar en todos tus mandamientos.
152
Hace mucho tiempo entendí
que tus enseñanzas valen para siempre.


Resh

153
Mira mi sufrimiento y ven a salvarme
porque nunca me he olvidado de tus enseñanzas.
154
Defiende mi causa y sálvame;
dame vida como lo prometiste.
155
La salvación está muy lejos de los perversos
porque no obedecen tus mandatos.
156
SEÑOR, tu compasión es muy grande;
conforme a tu justicia déjame vivir.
157
Tengo muchos enemigos y gente que me persigue,
pero nunca dejaré de cumplir con tus requisitos.
158
Detesto ver a esos traidores
porque no siguen tu palabra.
159
Mira SEÑOR, yo obedezco todas tus instrucciones;
conforme a tu fiel amor, dame vida.
160
La suma de tu palabra es verdad;
cada una de tus justas órdenes permanecerá para siempre.


Shin

161
Gente importante me ataca sin razón,
pero yo sólo respeto tu ley.
162
Tu palabra me hace tan feliz
como si hubiera encontrado un valioso tesoro.
163
Odio y desprecio la mentira,
pero amo tu enseñanza.
164
Siete veces al día te alabo
por tus justas órdenes.
165
La gente que ama tus enseñanzas encontrará la paz verdadera;
nada los hará tropezar.
166
SEÑOR, espero tu salvación
y obedezco tus mandamientos.
167
Mi alma ha seguido tus enseñanzas
y yo las amo mucho.
168
Cumplo tus normas e instrucciones,
y tú lo sabes.


Tav

169
SEÑOR, espero que te llegue a ti mi súplica
y me des la sabiduría que me prometiste;
170
que escuches mi oración
y me salves como prometiste.
171
De mis labios brota la alabanza
porque me enseñaste tus mandatos.
172
Ayúdame a responder a tus mandamientos y déjame expresarte mi alegría
porque todas tus leyes son justas.
173
Lo que quiero es seguir tus instrucciones;
¡Lo que necesito es que me ayudes con tu poder!
174
SEÑOR, deseo que me salves,
porque disfruto tus enseñanzas.
175
Dame la vida y déjame alabarte;
que tus órdenes vengan en mi ayuda.
176
Anduve como una oveja perdida, ven a buscarme;
que yo, tu siervo, nunca olvido tus mandamientos.