Vamos al templo del Señor
Canto de David para los peregrinos.


1
Me sentí muy feliz cuando me dijeron:
«Vamos al templo del SEÑOR».
2
Y aquí estamos
en las puertas de Jerusalén.
3
Esta es la Nueva Jerusalén,
la ciudad que fue reconstruida como debe ser,
y ahora está muy unida.
4
A ella vienen las tribus del SEÑOR,
la comunidad entera de Israel,
para alabar el nombre del SEÑOR;
tal como él lo ordenó.
5
Es aquí donde el descendiente de David
pone los tronos para juzgar a su pueblo.
6
Pidan en oración por la paz de Jerusalén:
«Que vivan en paz los que te aman.
7
Que haya paz dentro de tus murallas,
y tranquilidad en tus fortalezas».
8
Por el bien de mis hermanos y vecinos,
digo ahora: «Que haya paz en ti.
9
Por el bien del templo del SEÑOR nuestro Dios,
buscaré tu bienestar».