Tranquilo y confiado en el Señor
Canto de David para los peregrinos.


1
SEÑOR, yo no soy orgulloso
ni me las doy de importante;
no pretendo hacer maravillas
ni me preocupo por hacer lo que me es imposible realizar.
2
Al contrario, estoy tranquilo y tan calmado
como un niño recién amamantado
que está en brazos de su mamá.
Mi alma está tan contenta
como un niño recién amamantado.
3
Israel, confía en el SEÑOR
desde ahora y para siempre.