Protégeme de los violentos
Al director.
Canción de David.


1
SEÑOR, líbrame de los perversos,
protégeme de los violentos;
2
de los que están siempre haciendo el mal
y provocando conflictos a cada momento.
3
Su lengua es como serpiente venenosa;
sus palabras destilan veneno.
Selah
4
SEÑOR, protégeme del poder de los perversos;
de los violentos que planean hacerme daño.
5
Esa gente arrogante pone trampas,
cavan sus hoyos y extienden sus redes
junto a las trampas que ponen para atraparme.
Selah
6
Yo le digo al SEÑOR: «Tú eres mi Dios;
SEÑOR, escucha mis ruegos».
7
SEÑOR, tú eres mi Dios y mi Salvador.
eres como un casco que protege mi cabeza cuando estoy en la batalla.
8
SEÑOR, no permitas que esos perversos se salgan con la suya.
No dejes que sus planes se hagan realidad.
Selah
9
Haz que les suceda a mis enemigos
todo el mal que planean para los demás.
10
Haz que lluevan carbones encendidos sobre sus cabezas.
Échalos al fuego;
tíralos a pozos de los que nunca puedan salir.
11
Que el calumniador no se establezca en esta tierra;
que la desgracia persiga al violento y lo destruya.
12
Yo sé que el SEÑOR hará justicia a los pobres
y defenderá los derechos de los necesitados.
13
Los justos alabarán tu nombre;
la gente honesta vivirá en tu presencia.