El pueblo de Dios
Canción de David.


1
Bendito sea el SEÑOR, mi Roca;
él me adiestra para la batalla
y me prepara para la guerra.
2
Él es mi Dios fiel y amoroso;
mi fortaleza y mi refugio;
mi libertador y mi escudo, en quien busco protección.
Él es quien pone a los pueblos bajo mi mando.
3
SEÑOR, ¿qué es el ser humano para que lo tengas presente?
¿Qué es el hijo del hombre para que pienses en él?
4
El ser humano es como un suspiro,
su vida es como una sombra que desaparece rápidamente.
5
SEÑOR, abre los cielos y baja a la tierra.
Ven, toca las montañas para que echen humo.
6
Envía relámpagos y dispérsalos;
lanza tus flechas y hazlos salir de aquí.
7
Extiende tu mano desde el cielo
y rescátame de las aguas turbulentas;
Líbrame del poder de gente extraña,
8
de los que abren su boca para mentir,
y levantan su mano derecha para jurar en falso.
9
Dios mío, te cantaré una canción nueva;
voy a entonarte canciones de alabanza con el arpa de diez cuerdas.
10
eres el que salva a los reyes
y libras a tu siervo David de las armas de sus enemigos.
11
Libérame y rescátame de esta gente extraña
que miente y habla mal de mí.
Levantan su mano derecha para jurar en falso.
12
Que nuestros hijos sean como árboles
fuertes en su juventud.
Que nuestras hijas sean como columnas
labradas que adornan un palacio.
13
Que nuestras despensas estén llenas de toda clase de alimentos.
Que haya miles de ovejas en nuestros campos.
14
Que las vacas estén grande con cría.
Que no pase ningún enemigo por nuestras puertas.
Ni se lleve nuestra gente del país.
Que no haya gritos de dolor por las calles.
15
Qué afortunado el pueblo que vive así;
Qué afortunado el pueblo cuyo Dios es el SEÑOR.