El Señor merece alabanza
Canción de alabanza de David.


1
Te alabaré mi Dios, mi Rey;
y bendeciré tu nombre,
eternamente y para siempre.
2
Cada día te bendeciré y alabaré tu nombre,
eternamente y para siempre.
3
Grande es el SEÑOR y merece ser alabado;
su grandeza sobrepasa todo entendimiento.
4
Tus obras serán festejadas de generación en generación;
siempre se hablará de tus poderosos hechos.
5
Se hablará de tu gloria maravillosa;
yo siempre hablaré de tus milagros.
6
Siempre se recordará tu asombroso poder;
yo les contaré de tu grandeza.
7
Se recordará tu bondad
y se cantarán canciones que hablen de tu generosidad.
8
El SEÑOR es bueno y compasivo,
no se enoja con facilidad y rebosa de fiel amor.
9
El SEÑOR es bueno para con todos
y muestra compasión hacia todo lo que ha creado.
10
Que todo lo que has creado alabe tu poder y gloria, SEÑOR;
que todos tus fieles te alaben.
11
Ellos les contarán a los demás
lo grandioso que es tu reino y lo bueno que eres.
12
La gente sabrá las maravillas que has hecho
y sabrán de la gloria del esplendor de tu reino.
13
Tu reino existirá para siempre;
tu dominio permanecerá de generación en generación.
El SEÑOR es fiel a sus promesas
y todo lo que hace es bueno.
14
El SEÑOR levanta a quienes caen
y sostiene a los que están angustiados.
15
Todos buscan en ti el alimento
y en el momento apropiado les das su comida.
16
Abres tus manos y a todos los seres vivos
les das lo que necesitan.
17
El SEÑOR es justo en todo lo que hace;
sus hechos muestran lo bueno que es.
18
El SEÑOR está cerca de todos los que lo buscan;
de los que lo buscan sinceramente.
19
Cumple los deseos de los que lo respetan;
escucha sus peticiones de ayuda y los salva.
20
El SEÑOR protege a todos los que lo aman
pero destruirá a los perversos.
21
Que mi boca alabe al SEÑOR;
que todos alaben su santo nombre, ahora y siempre.