Señor, escúchame
Oración de David.


1
SEÑOR, escúchame, te pido que me hagas justicia;
atiende a mi llamado.
Escucha mi oración,
pues mis palabras son sinceras.
2
Juzga tú a favor mío,
fíjate en lo que es justo.
3
Tú has examinado mi corazón;
estuviste conmigo toda la noche,
me interrogaste
y no encontraste nada malo en mí.
Examinaste mis planes
y no encontraste nada malo en ellos.
4
Yo sí he obedecido lo que dijiste, no como otros;
evito seguir el ejemplo de los violentos.
5
Sigue guiando mis pasos
para que nunca resbale.
6
Dios, te pido ayuda porque sé que me responderás.
¡Escúchame! Escucha mi oración.
7
Muéstrame tu amor fiel y maravilloso.
Cuando atacan los enemigos, los que confían en ti buscan tu ayuda;
y tú los salvas y los llevas a tu lado.
8
Protégeme como a la niña de tus ojos;
escóndeme bajo la sombra de tus alas.
9
Protégeme de los perversos que tratan de destruirme.
Sálvame de mis enemigos mortales que me tienen rodeado.
10
Ellos no tienen compasión
y se jactan de sus planes.
11
Me persiguieron
y me han rodeado para atacarme.
12
Mis enemigos son como leones listos a devorar su presa.
Se esconden como leones para atacar a su víctima.
13
¡Levántate SEÑOR!
Enfrenta a mis enemigos y haz que se rindan.
Con tu espada sálvame de esta gente perversa.
14
Usa tu poder y sálvame de los perversos.
SEÑOR, demuestra todo tu poder
y expulsa de esta vida a esa gente mala.
Dales a comer de la ira que tienes guardada.
Que sus hijos y hasta los hijos de sus hijos se llenen de ella.
15
En cuanto a mí, yo hago lo correcto,
por eso quedaré satisfecho cuando despierte y vea tu rostro.