Señor, tú eres mi roca
Canción de David.


1
SEÑOR, tú eres mi roca.
A ti te pido ayuda, no te me hagas el sordo.
Es que si callas,
yo seré como el resto de los que han muerto y han bajado al sepulcro.
2
Elevo mis manos hacia tu templo santo.
Escúchame cuando te llamo,
ten compasión de mí.
3
No me castigues como pecador,
como quien hace maldad,
como quien habla de paz con sus semejantes
mientras planea hacerles mal.
4
A ellos dales el castigo que se merecen;
castígalos devolviéndoles el mal que planean hacer a otros.
Hazles lo que le han hecho a otros;
dales el castigo que se merecen.
5
El SEÑOR los destruirá
y no les dará otra oportunidad
porque ellos ni siquiera tratan de entender
todas sus obras maravillosas.
6
Bendito sea el SEÑOR
porque ha respondido a mis súplicas.
7
El SEÑOR me da fortaleza y es mi escudo.
Mi corazón está dichoso porque él me ayudó,
y ahora lo alabo con mis canciones.
8
El SEÑOR le da fortaleza a su pueblo
y protege a su rey elegido.
9
Salva a tu pueblo.
Bendice a los tuyos,
guíalos y cuídalos para siempre.