Siempre te alabaré
Canto para la dedicación del templo.
Canción de David.


1
SEÑOR, yo te alabo porque tú me sacaste del peligro
y no les diste motivo a mis enemigos de alegrarse con mi desgracia.
2
SEÑOR Dios mío, clamé por tu ayuda
y tú me sanaste.
3
SEÑOR, tú me sacaste del lugar de la muerte;
estaba al borde de la tumba y me diste vida.
4
Que canten al SEÑOR todos sus fieles seguidores
y honren su sagrado nombre.
5
Porque su enojo dura sólo por un momento,
pero su favor sigue dando la vida.
Por la noche hubo llanto,
pero al amanecer hubo canto.
6
Yo pensaba, muy seguro,
que nada podía vencerme.
7
Mientras me mostraste tu bondad
me sentía invencible, SEÑOR.
Pero cuando te alejaste de mí,
me invadió el miedo.
8
SEÑOR, entonces te pedí ayuda;
imploré tu compasión, Señor.
9
¿De qué serviría que yo muriera,
que descienda al sepulcro?
El polvo no puede alabarte
ni puede hablarle a otros de tu bondad.
10
SEÑOR, escucha mi oración y muéstrame tu compasión.
¡Ayúdame, SEÑOR!
11
Entoncescambiaste mi tristeza en baile.
Me quitaste el luto y me vestiste de alegría.
12
Que todo mi ser te alabe,
te alabaré por siempre, SEÑOR.