El Señor es fiel
Canción de David cuando se hizo el loco para que Abimélec lo expulsara de sus tierras y así poder salir de allí.


1
Bendigo al SEÑOR todo el tiempo;
en mis labios siempre hay una alabanza para él.
2
Mi alma alaba al SEÑOR.
Todos ustedes los que están tristes,
escuchen mi alabanza y alégrense.
3
Honren al SEÑOR conmigo;
exaltemos todos su nombre.
4
Porque consulté al SEÑOR, y él me respondió.
Él me salvó de todos mis temores.
5
Los que acuden al Señor resplandecen de alegría,
jamás se decepcionarán.
6
Este pobre hombre pidió ayuda al SEÑOR,
y él me escuchó y me sacó de todos mis peligros.
7
El ángel del SEÑOR monta su campamento alrededor de sus fieles seguidores,
y los protege.
8
Saboreen al SEÑOR y vean lo bueno que es él.
Afortunado el que confía en él.
9
Todos ustedes, respeten al SEÑOR
porque nada les falta a los que lo respetan.
10
Hasta los más ricos sufren de hambre
porque les falta la comida.
Pero a la gente que busca ayuda en el SEÑOR
nada le hará falta.
11
Vengan hijos míos, escúchenme,
y les enseñaré a respetar al SEÑOR.
12
El que ame la vida
y desee ver días felices,
13
aléjese de los planes perversos
y evite decir mentiras.
14
Apártese del mal y hagan el bien.
Busque la paz y no descanse hasta conseguirla.
15
El SEÑOR cuida a la gente justa
y escucha sus oraciones.
16
En cambio, el SEÑOR se opone a los perversos;
morirán y pronto todos se olvidarán de ellos.
17
Oren al SEÑOR y él los escuchará.
Él los salvará de todos los peligros.
18
El SEÑOR siempre está dispuesto a ayudar a los que sufren
y salva a los que han perdido toda esperanza.
19
Si alguien es justo, no importa cuántos males sufra,
el SEÑOR lo rescatará.
20
Él lo protegerá por completo;
no se romperá ninguno de sus huesos.
21
En cambio, los perversos serán destruidos por su propia maldad;
los que persiguen a los justos serán castigados.
22
El SEÑOR protege la vida de sus fieles
y todo el que acuda a él en busca de ayuda, la encontrará.