La grandeza de Sion
Canto.
Canción de los descendientes de Coré.


1
Grande es el SEÑOR
y merece que se le alabe
en la ciudad de nuestro Dios,
en su monte santo.
2
El monte alto es hermoso,
da alegría al mundo entero.
El monte Sion es el verdadero monte de Dios,
la ciudad del gran Rey.
3
En los palacios de la ciudad
se sabe que Dios es refugio seguro.
4
Se unieron reyes para atacar la ciudad,
5
pero cuando la vieron,
quedaron asombrados,
se asustaron y huyeron.
6
El miedo se apoderó de ellos,
se estremecían de dolor como una mujer que está de parto.
7
Con fuertes vientoshiciste pedazos
sus naves que viajan a Tarsis.
8
En la ciudad de nuestro Dios,
la ciudad del SEÑOR de los ejércitos,
pudimos comprobar con nuestros ojos
todo lo que habíamos escuchado.
Dios la establecerá para siempre.
Selah
9
Dios mío, dentro de tu templo
meditamos profundamente en tu fiel amor.
10
Dios mío, tu alabanza, como tu nombre,
se ha extendido por toda la tierra y todo el mundo te alaba.
verdaderamente haces justicia.
11
El monte Sion está feliz,
las poblaciones de Judá se alegran
debido a tus justas decisiones.
12
Caminen por Sion,
den una vuelta y cuenten sus torres;
13
fíjense en sus murallas,
recorran sus fortificaciones,
para que se lo puedan contar
a las generaciones futuras.
14
Este Dios es nuestro Dios ahora y siempre;
él nos guiará eternamente.