Señor, busco tu protección
Al director.
Al compás de «No destruyas».
Poema de David, cuando escapó de Saúl y entró a la cueva.


1
Ten compasión de mí, Dios mío,
ten compasión de mí.
bueno conmigo,
porque yo confío en ti.
Busco protección bajo tus alas
hasta que pase el peligro.
2
Le pido ayuda a Dios Altísimo,
el Dios que me protege.
3
Desde el cielo él me ayuda y me salva,
vence a los que me atacan.
Selah
Me envía su fiel amor y lealtad.
4
Estoy rodeado de enemigos
que son como leones que devoran a la gente.
Sus dientes son lanzas y flechas,
su lengua es una espada afilada.
5
Dios mío, levántate más allá del cielo,
que tu gloria cubra toda la tierra.
6
Mis enemigos me habían puesto una trampa,
alistaron una red para atraparme,
cavaron una fosa para que yo cayera en ella,
pero ellos cayeron en su propia trampa.
Selah
7
Dios mío, mi corazón está firme.
He tomado una decisión:
Te cantaré y alabaré.
8
Despierta, alma mía.
Arpa y lira, ¡despierten!
Despertaré el nuevo día.
9
Te alabaré entre las naciones, oh Señor,
te cantaré alabanzas entre los pueblos.
10
Porque tu fiel amor es tan grande que llega hasta el cielo,
y tu fidelidad llega hasta las nubes.
11
Dios mío, levántate más allá del cielo,
que tu gloria cubra toda la tierra.