Salva a la gente que amas
Al director.
Al compás de «El lirio del pacto».
Poema de David.
Fue compuesto cuando David luchó contra Aram Naharaim y Aram Soba.
Joab vino y derrotó a doce mil soldados edomitas en el valle de la Sal.


1
Dios mío, tú te has enojado con nosotros;
nos has rechazado y destruido.
Ayúdanos a recuperarnos.
2
hiciste que la tierra temblara y se abriera.
Cierra sus grietas, porque se está desmoronando.
3
Tú has hecho sufrir mucho a tu pueblo,
nos ha hecho beber un vino que aturde.
4
Elevaste una bandera para los que te respetan,
para que vuelvan a encontrarte
y así poder evitar los arqueros del enemigo.
Selah
5
Escúchanos y usa tu gran poder para salvarnos;
salva a la gente que amas.
6
Dios ha dicho en su santuario:
«Triunfaré y repartiré entre mi pueblo
las tierras de Siquén y las del valle de Sucot.
7
Galaad y Manasés son míos;
Efraín es un casco para mi cabeza.
Judá es mi cetro real.
8
Moab será el recipiente en que me lavo;
Edom será como un esclavo que me lleva la sandalia.
Sobre la tierra de los Filisteos, gritaré la victoria».
9
¿Quién me guiará a la ciudad fortificada?
¿Quién me guiará hasta Edom?
10
Es que tú nos abandonaste.
Dios mío, ¿saldrás tú con nuestro ejército?
11
Ayúdanos a derrotar al enemigo,
pues la ayuda del ser humano es inútil.
12
Con Dios conseguiremos la victoria;
él pisoteará a nuestros enemigos.