El Señor hace justicia
Sigaión de David dedicada al SEÑOR.
Esta canción habla de Cus, el benjaminita.


1
SEÑOR, Dios mío, en ti me refugio.
Sálvame de todos los que me persiguen.
¡Rescátame!
2
Rescátame para que ellos no me atrapen como un león
y me destrocen sin tener quién me salve.
3
SEÑOR, Dios mío, te juro que no hice nada malo,
que no soy culpable de ningún crimen.
4
Mi amigo me trató mal y no me vengué.
Dejé en libertad al que me perseguía.
5
Pero si me hubiera vengado merecería entonces
que mi enemigo me pisotee y que me tire el alma al suelo.
Selah
6
¡Levántate, SEÑOR, en tu furia!
Muestra toda tu ira,
pues mi enemigo está muy enojado.
Decretajusticia a mi favor.
7
Habrá un juicio para las naciones;
ellas se reunirán a tu alrededor.
Entonces coloca tu trono sobre ellas, en las alturas.
8
Oh, SEÑOR si eres juez de las naciones,
juzga a mi favor porque hago lo que es bueno.
SEÑOR, hazme justicia conforme a mi integridad.
9
Que los perversos dejen de hacer el mal,
apoya al justo.
Dios es justo
y él examina nuestros pensamientos y deseos.
10
Dios me protege
porque él protege a los buenos de corazón.
11
Él es un juez justo,
siempre condena a los perversos.
12
Si el perverso no se arrepiente de su maldad,
Dios afilará su espada,
tensará y tendrá listo su arco.
13
Contra el malvado Dios está listo con armas mortales;
sus flechas están encendidas.
14
Fíjense cómo el malvado se esfuerza en hacer maldad,
concibe la crueldad y da a luz a la mentira.
15
Los malvados caerán en las trampas
que ellos mismos prepararon para otros.
16
Toda la crueldad que han planeado para los demás
recaerá sobre ellos mismos.
17
Alabaré al SEÑOR porque es justo.
Cantaré salmos para honrar el nombre del SEÑOR Altísimo.