Tú haces maravillas
Al director.
A Jedutún.
Canción de Asaf.


1
Clamo a Dios con un grito;
a Dios le llamaré a gritos para que me escuche.
2
El día que atravesé por dificultades busqué al SEÑOR.
Elevé mis manos en oración toda la noche, sin descanso,
pero no recibo consuelo.
3
Pienso en Dios y lloro;
Me pongo a meditar y termino desalentándome.
Selah
4
No me dejas dormir;
quiero decir algo pero no puedo
porque estoy demasiado inquieto.
5
Sigo pensando en el pasado,
en cosas que sucedieron hace mucho tiempo.
6
Por la noche, recuerdo mi música, hablo conmigo mismo
y trato de buscar una respuesta.
7
Me pregunto si mi Señor nos ha abandonado para siempre,
si no quiere estar nunca más con nosotros.
8
¿Nos ha quitado su fiel amor para siempre?
¿Se ha acabado su promesa eternamente?
9
¿Se ha olvidado Dios de lo que es la compasión?
¿Ha reemplazado su compasión por furia? Selah
10
Luego pensé: «Pobre de mí,
el Altísimo ha dejado de mostrar su poder».
11
Recuerdo las maravillas que hizo el SEÑOR,
las que hizo hace mucho tiempo.
12
Pensaré en todas las obras que has realizado;
meditaré en todo eso.
13
Dios mío, tu manera de actuar es sagrada;
¿qué dios es más grande que tú?
14
eres el Dios que hace milagros;
mostraste tu poder entre las naciones.
15
Con tu poder rescataste a tu pueblo,
los descendientes de Jacob y de José.
Selah
16
Dios mío, te vieron las aguas
y temblaron de miedo;
incluso los abismos se estremecieron.
17
De las nubes cayó la lluvia,
hiciste salir de ellas rayos como flechas.
18
Retumbó el trueno de tu voz en el tornado
y tus rayos iluminaron todo;
la tierra entera se sacudió y tembló.
19
Te abriste camino por el mar,
atravesaste las aguas profundas
y no dejaste rastro de tus huellas.
20
Guiaste a tu pueblo como a un rebaño,
por medio de Moisés y Aarón.