Canten alegres a Dios
Al director con la gitit.
Canción de Asaf.


1
Canten alegres a Dios, nuestra fortaleza.
Den gritos de alegría al Dios de Jacob.
2
¡Que suene la música!
Toquen la pandereta,
el arpa dulce y la lira.
3
Que toquen la trompeta cuando llegue la Luna nueva;
y también cuando llegue la Luna llena, el día de nuestra fiesta.
4
Es un mandamiento para Israel,
un decreto del Dios le dio a Jacob.
5
Fue una ley que Dios estableció a favor de José,
cuando el Dios de Jacob salió al encuentro de Egipto.
Escuché esto en un idioma que no conocía:
6
«Te quité la carga de los hombros,
tus manos se libraron de la canasta.
7
Estabas angustiado,
me llamaste y yo te liberé.
Escondido entre las nubes tormentosas,
yo respondí a su llamado;
te puse a prueba en las aguas de Meribá ».
Selah
8
«Pueblo mío, escucha mi advertencia;
Israel, ojalá me prestaras atención.
9
No adores a dioses extranjeros,
ni te inclines ante ningún dios,
de esos que tienen los demás.
10
Yo soy el SEÑOR tu Dios,
que te sacó de Egipto.
Abre tu boca y yo te alimentaré.
11
Pero mi pueblo no me escuchó,
Israel no me obedeció.
12
Así que dejé que hicieran lo que quisieran,
y vivieron como les dio la gana.
13
Si mi pueblo me escuchara,
y viviera como yo quiero,
14
yo derrotaría pronto a sus enemigos,
y castigaría a sus oponentes».
15
Los que odian al SEÑOR se rendirían
y serían castigados para siempre.
16
Dios alimentaría a su pueblo con la mejor comida.
La Roca les daría toda la miel que quisieran.