El templo del Señor
Al director.
Al compás de la gitit.
Canción de la familia Coré.


1
¡Qué hermoso es tu templo,
SEÑOR Todopoderoso!
2
Mi alma desea con ansia y emoción
estar en los patios de tu templo, SEÑOR.
Mi corazón canta de alegría;
al Dios vivo canta todo mi cuerpo.
3
SEÑOR Todopoderoso, mi Dios y Rey,
hasta los pájaros han encontrado un hogar en tu templo.
Hacen sus nidos cerca de tu altar
y allí tienen su cría.
4
Qué afortunado es el que vive en tu templo
porque siempre te está adorando.
Selah
5
Qué afortunado es el que se apoya en ti,
el que sólo piensa en andar en tus caminos.
6
Cuando pasa por el valle de las Lágrimas,
lo convierte en un oasis bendecido por la lluvia temprana.
7
Viajan de pueblo en pueblo para llegar al monte Sion
y encontrarse con Dios.
8
SEÑOR Dios Todopoderoso, escucha mi oración;
Dios de Jacob, escúchame.
Selah
9
Dios nuestro, protege a nuestro protector.
bueno con tu rey elegido.
10
Un día en tu templo es mejor
que mil días en cualquier otro lugar.
Preferiría ser el portero de la casa de mi Dios
que vivir en la casa de un perverso.
11
El SEÑOR Dios brilla sobre nosotros y nos protege;
nos bendice con bondad y gloria.
El SEÑOR no le niega ninguna bendición
al que vive con integridad.
12
SEÑOR Todopoderoso,
¡qué afortunados son los que confían en ti!