No te pasará nada

1
El que habita a la sombra del Altísimo,
se acoge a la protección del Todopoderoso.
2
Yo le digo al SEÑOR: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza.
Dios mío, confío en ti».
3
Dios te salvará de los peligros escondidos
y de las enfermedades peligrosas,
4
pues te protegerá con sus alas
y bajo ellas hallarás refugio.
Su fidelidad será tu escudo
y tu muralla protectora.
5
No te atemorizará el peligro de la noche,
ni las flechas que se lanzan en el día;
6
tampoco la plaga que anda en la oscuridad,
ni el destructor que llega a plena luz del día.
7
Mil caerán muertos a tu izquierda
y diez mil a tu derecha,
pero a ti no te sucederá nada.
8
Sólo fíjate y verás
que los perversos recibirán su merecido.
9
Porqueconfiaste en el SEÑOR
e hiciste que el Altísimo fuera tu protección.
10
Nada malo te sucederá,
no ocurrirá ningún desastre en tu casa;
11
porque él dará orden a sus ángeles
para que te protejan a dondequiera que vayas.
12
Ellos te levantarán con sus manos
para que ninguna piedra te lastime el pie.
13
Pisotearás leones y serpientes venenosas;
triunfarás sobre cachorros de león y monstruos.
14
«Yo lo salvaré, porque confió en mí;
lo protegeré, porque reconoce mi nombre.
15
Me llamará y yo le responderé;
estaré con él cuando se encuentre en dificultades;
lo rescataré y haré que le rindan honores.
16
Haré que disfrute de una larga vida
y le mostraré mi salvación».